Murió luego de ceder su respirador

Suzanne Hoylaerts, una mujer de 90 años del pueblo belga de Binkom, fue hospitalizada luego de sentir que le faltaba el aire y había perdido el apetito.

Tras ser analizada y hospitalizada, dio positivo por coronavirus; fue entonces cuando tuvieron que aislarla y separarla por tanto de su hija.

Sin embargo, la mujer pidió a los médicos que utilizaran un respirador artificial con ella. “No quiero usar respiración artificial. Guárdala para los pacientes más jóvenes. Yo ya he tenido una buena vida”.

Lamentablemente, Suzanne murió el pasado 22 de marzo, dos días después de haber sido ingresada, debido a la falta de oxígeno.

Puedes comentar con Facebook