Pidió atención en varios hospitales; murió afuera de la Cruz Roja por Covid-19

Según informan medios locales, un hombre identificado como Mario, quien tenía síntomas de coronavirus, falleció la tarde del jueves pasado al exterior de la base central de la Cruz Roja en Culiacán, Sinaloa.

El hombre, de 49 años de edad, tenía varios días con dolor de cabeza, cuerpo cortado y alta temperatura corporal, aunado a que presentaba hinchazón en varias partes del cuerpo, sobre todo en los ojos. “Temblaba, no tenía fuerza. Ya era incapaz de sostener un vaso con agua para beber”.

La noche anterior a su muerte, familiares llamaron a un amigo y vecino que es médico, a fin que lo revisara.

“Me habla el papá del señor un día antes en la noche y me comenta que si puedo ir a revisar a su hijo”, expuso Froy, el médico que lo atendió, en las afueras de una funeraria de Culiacán.

Explicó que la temperatura de Mario superaba los 41 grados y el oxímetro, una herramienta para medir el oxígeno y la frecuencia cardíaca, marcaba 65.

“Estamos hablando ya de un paciente que requiere de una atención urgente y que requiere de un proceso de intubación, con una ventilación artificial”, dijo el médico. Desde ahí se trató de un paciente sospechoso de coronavirus.

A Mario se le acababa el tiempo. Por eso su papá y sus familiares recibieron, como un golpe, esas palabras que les dijeron en el Hospital General de la colonia Antonio Rosales, al que fueron porque la Cruz Roja se negó a trasladarlo, y porque en el Hospital Civil tampoco le dieron atención médica.

Los familiares regresaron al auto y en su último intento por salvarle la vida, condujeron hacia la Cruz Roja más cercana, pero no tuvieron suerte.

Froy asegura que la familia lo llamó porque el Hospital Civil, adonde él mismo les sugirió llevarlo, porque era uno de los nosocomios convertidos para atender a los pacientes con este padecimiento, no lo quiso recibir. Ya eran las 13:20 horas.

Los familiares y los amigos llamaron al número que la Secretaría de Salud estatal ha difundido para casos sospechosos y para dudas. Ahí pidieron ayuda, les contaron sobre la situación de gravedad de Mario y sus datos. Ellos respondieron que gestionarían una cama.

En el Hospital General, según le contaron familiares, tuvieron una discusión porque no lo quisieron recibir.

Finalmente se registró el fallecimiento de Mario, después de más de dos horas por rogar por atención médica en agonía.

“Para mí fue una falta de atención por parte de las instituciones, como médicos sabemos la obligación que tenemos… a lo mejor, como me dijo su papá anoche, ya estaba destinado, pero si le hubieran puesto la atención, estuviera con nosotros”, recalca Froy.

 

Puedes comentar con Facebook