Policías esperaron casi una hora en pasillos de primaria en Uvalde antes de enfrentar al tirador

Autoridades texanas expusieron imágenes en las que se puede observar a múltiples policías armados esperando en un pasillo de dos aulas de la escuela de la localidad de Uvalde, donde ocurrió el tiroteo que dejó sin vida a 19 estudiantes y dos maestras el pasado 24 de mayo.

Se informó que los oficiales habrían esperado casi una hora, pese a que las puertas al parecer nunca estuvieron cerradas.

Estas imágenes se suman a las quejas de los padres de los afectados que, desde el mismo día de la masacre, suplicaron a los policías que entraran a la escuela de Uvalde y han cuestionado desde entonces la demora de las autoridades para hacerlo.

Las investigaciones indican que tardaron al menos 77 minutos entre la entrada del autor del tiroteo, Salvador Ramos, de 18 años, y su muerte, abatido por los oficiales.

Los investigadores creen que Ramos no pudo haber cerrado la puerta de la aula.

Los elementos de seguridad han relatado que querían ingresar de inmediato a las aulas 111 y 112, las cuales estan interconectadas, y donde incluso estaba la hija de un oficial, pero no estaba claro quién estaba a cargo.

Medios texanos relatan que Ramos pudo entrar a la escuela sin problemas con un fusil un AR-15 después de disparar en la cara a su abuela en su residencia.

Un equipo táctico de la Patrulla Fronteriza fue rompió las puertas del salón de clases y lograron ejecutar al tirador.

Las autoridades texanas han compartido información contradictoria sobre quién estaba a cargo del caso, quién confrontó al tirador y en qué momento.

En medio de está polémica se encuentra el jefe de Policía de las escuela de Uvalde, Pete Arredondo, quien afirmó que las puertas sí estaban cerradas y que sus oficiales no ingresaban porque se encontraban a la espera de una llave maestra.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios