Rosario Robles reclama que se le juzga por quién es y no por lo que hizo

Rosario Robles ingresó al penal de Santa Martha Acatitla de la Ckiudad de México, el 13 de agosto de 2019, como parte de un proceso penal en su contra por ejercicio indebido del servicio público.

A un año de ser vinculada a proceso con la medida cautelar de prisión preventiva justificada, la exsecretaria de Desarrollo Social expresó en una carta en la que acusa que “la venganza de unos, la cobardía y el silencio cómplice de otros, y una preocupación de justicia selectiva” la mantienen encerrada.

Robles fue acusada tras las investigaciones de la FGR, en las que se le relaciona con supuestos desvíos por cinco mil 73 millones de pesos en las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol) y de Desarrollo Agrario, territorial y Urbano (Sedatu), cuando la incautada era titular.

La carta fue publicada en la cuenta oficial de Rosario Robles, en la que asegura que “se me juzga por quién soy y no por lo que supuestamente hice”.

“Se ha puesto en marcha una maquinaria para denostarme, difamarme, hacer escarnio de mi persona, con una saña que es proporcional al miedo y al odio que me tienen”, indicó.

La exfuncionaria federal resalta que es la única que se encuentra en tal condición, ya que otros ex servidores públicos, acusados de delitos más graves, se les han respetado sus derechos, así como a delincuentes del crimen organizado.

Puedes comentar con Facebook