🖊Opinión | A Emilio le duele la pancita

“El que quiere ser tirano y no mata a Bruto…” Maquiavelo.

Fuerte y claro para el mundo, dice el Procurador Fiscal, Carlos Romero, a Reuters: “Habríamos tenido los primeros arrestos entre abril y mayo, pero la pandemia nos pegó, ahora espero que se den entre septiembre y octubre. Entre 2020 y 2021 habrá gente en la cárcel” (Consulte aquí: <i>https://url2.cl/PYiFq</i>).

Parece que cualquier ciudadano mexicano que paga impuestos es, para la autoridad, un elemento de sospecha. Eso de la conciliación, la invitación al trabajo conjunto y símiles cursilerías no son, para nada, la tónica de esta cuarta sino que, más bien, le apuestan a la máxima: mejor que te tengan miedo a que te tengan respeto.

Pero, claro, hay excepciones, porque si te llamas Emilio y te apellidas “L”, si cargas con 18 horas de videos donde parece que sobornaste a tus opositores y, sobre todo, si cantas como sapo al son que te ordene el presidente, ¡tu fuerza moral te hace inmune a todo!

La cuarta demuestra ser mucho más maquiavélica que todos sus antecesores juntos, los videos de Bejarano metiéndose el cash hasta por los calzones quedarán para la historia como una jugarreta de amateur, de novato, de un diletante al lado oscuro… La vendetta de Palacio será un golpe seco, fulminante y mortal para la oposición moralmente derrotada.

Sí, habremos algunos “indignados” que podremos entender el teatro tras bambalinas pero, la neta, a la mayoría de este país esa trama, la del pequeño “L”, se le antoja compleja, abstrusa y más bien de hueva.

Que si recibió dinero de Odebrecht y que esa lana se usó para la campaña de Peña Nieto a cambio de futuros contratos y que para garantizar el cochupo fue nombrado director de Pemex dónde, después, compró chatarra a precios de diamante porque lo financiaron y sobornaron corruptos empresarios y que hubo otros sobornos en especie bajo mansiones a nombre de su familia y que su hermana y su mamá y… ¡es un enredo!

Mejor, ¡un video!, donde igual y nadie recibe nada, pero parece que sí, y dónde se aprecia la silueta del enemigo de moda platicando con “L”, porque cualquiera que estuvo cerca de “L” apesta a corrupción.

Lo mejor, es que todos recuerdan un video, la compleja trama de Carlos Ahumada es un asunto que a pocos importa en comparación con el escándalo, con las imágenes de las ligas… Ahora, multiplique usted esas ligas por 18 horas y un sapo que señalará corruptos a sueldo.

Cuando esto pase, nos habremos divertido mucho, pero puede ser que la democracia quede ahogada entre el vómito de la oclocracia. No me malinterprete, si hubo corruptos en la oposición, o en donde sea, merecen un castigo, así como todo el mundo, así como el evasor fiscal que se olvidó de una declaración mensual… Pero aquí no hablamos de justicia, aquí hablamos de atascados al poder.

Sí, a Emilio le duele la pancita, es por tanta emoción. Se chingó al sistema, otra vez.

De Colofón. Deberían de hacer un quién es quién en las donaciones económicas de empresarios mexicanos a la campaña de Trump… Algunos tienen medios de comunicación, son muy cercanos al Presidente y estuvieron en la cena de la Casa Blanca. ¡Salud por esa maroma!

@LuisCardenasMX

Puedes comentar con Facebook
Anuncios