🖊Opinión | Abril, mes crucial

Por fin, pero a destiempo, el gobierno federal cambió su narrativa y por vez primera ha sido enfático en pronunciarse a favor de permanecer en casa, derivado de la contingencia sanitaria por el Covid – 19.

El sábado anterior, el vocero para hablar de todo lo relacionado con el coronavirus pr el gobierno de la 4T, el subsecretario de Prevención y Promoción de Salud, Hugo López Gatell, manifestó: “Aprovechemos esta última oportunidad; quedémonos en casa”. Esto en el marco de la rueda de prensa en donde añadió: “Se requiere que todas las personas voluntariamente conscientes de su responsabilidad consigo mismos, con su familia, con la comunidad y con la sociedad se queden en casa.”

Sin embargo, y a pesar de este giro narrativo llamando al distanciamiento social para evitar la propagación del virus, el presidente López Obrador parece transitar por un camino diferente (o vivir una realidad distinta a la de los demás). Se niega a aligerar su agenda de trabajo, continúa viajando en avión a sus visitas de fin de semana a diferentes destinos del país, ha empezado eso sí a hacer valer la sana distancia y evita el contacto con otras personas, aún así el riesgo para él, y para su investidura, sigue existiendo.

Dos momentos del fin de semana reciente lo exhiben como una persona testaruda y cerrada a escuchar recomendaciones de su círculo más cercano. En la primera, saludando de mano a la mamá de Joaquín “El Chapo” Guzmán, en Badiraguato, Sinaloa. Por un lado, desoyendo la recomendación de la sana distancia y el distanciamiento social, y, por otro, dejándose ver en público con la mamá del capo más grande en la historia del país y al que se le atribuyen la muerte y desaparición de varios miles de mexicanos. Y que el mismo tiempo es la abuela de Ovidio Guzmán, a quien dejó escapar después de un fallido operativo en Culiacán.

La sola fotografía en sí da para una serie de lecturas, la mayoría adversas en términos de imagen del primer mandatario y de la administración que encabeza.

El segundo momento se dio en Mexicali, cuando decidió hacer una parada, no prevista en la agenda, en la población de La Rumorosa. Ahí se manifestó en contra del parque eólico asentado en ese lugar, por ser una “contaminación visual”. “¿Cómo se atrevieron a dar permisos, para instalar estos ventiladores?, miren como afecta el paisaje, la imagen natural, son negocios privados porque se tienen que subsidiar, son de las tranzas que se hacían en el periodo neoliberal”.

AMLO dijo que nunca más darán permisos para afectar el medio ambiente, la contaminación visual que afecta un patrimonio natural y de la humanidad. Si se toma en cuenta que los megaproyectos auspiciados por él depredan bancos de manglar (Refinería de Dos Bocas) o  la exótica flora y fauna (Tren Maya), el comentario suena contradictorio, por decir lo menos. Ni que decir a la predilección por apoyar energías fósiles que son altamente contaminantes, por sobre las energías renovables. El estado de la economía nacional es más que endeble, como para hacer ese tipo de comentarios que en nada abonan a crear certidumbre entre los inversionistas extranjeros.

Por si fuera poco, el presidente de México parece estar más preocupado en seguir abriendo frentes en contra de los conservadores que en bajar el discurso de la sana distancia y el aislamiento frente al flagelo mundial de la pandemia que nos acecha.

Abril será un mes crucial para contribuir a aplanar la curva ascendente de contagios en nuestro país. El actual sexenio será marcado inevitablemente por el covid – 19. Si López Obrador cambia su actitud y su mensaje para con la población, si muestra una actitud de saber escuchar y si se da la oportunidad de trabajar en equipo con los expertos en materia de salud y economía, así como con la iniciativa privada y los científicos expertos en la materia, podría asegurarse un lugar en la historia por hacer frente de manera eficiente a la contingencia.

Pero eso, hasta el momento, no ha ocurrido. Ojalá y sepa cambiar, aún queda tiempo.

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

Puedes comentar con Facebook