🖊Opinión | AMLO: ¿por qué detener, ahora, el desarrollo industrial de Durango?

Con la serie de ocurrencias que a diario se dan a conocer a través de las mañaneras y por los mismos secretarios de estado, una gran mayoría de mexicanos consideramos que la actual clase política que acompaña al presidente López Obrador, si despierta cada mañana, pensando cómo perjudicar a México.

fue una frase que se acuñó el hoy ex presidente Enrique Peña Nieto, cuando las críticas arreciaban contra su gobierno por la serie de equivocaciones que exhibía su equipo de colaboradores.

El 25 de octubre de 2016: “Nadie despierta, un Presidente no creo que se levante ni creo que se haya levantado pensando, y perdón que lo diga, cómo joder a México. Siempre pensando en cómo hacer las cosas bien para México”, dijo el Ejecutivo federal al participar en el Foro Impulsando a México.

Pues en este sexenio, considero que el grupo político que conduce las riendas de nuestro país, sí se levanta con ganas de como destrozar la economía nacional.

El pasado jueves el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) determinó que como resultado de la contingencia, habrá nuevos lineamientos de operación para la industria productora de energías limpias.

Pese a que Rocío Nahle, Secretaria de Energía, negó que el Gobierno de México esté en contra de las energías limpias, el Cenace suspendió las pruebas preoperativas de 17  plantas de energía solar y eólica como parte del nuevo Acuerdo para regular la producción de energía eléctrica.

Como parte de las modificaciones que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) determinó durante la contingencia sanitaria, provocada por el nuevo coronavirus SARS-Cov-2, se suspendieron las centrales eléctricas que generaban 2 mil 326 mega whats en su conjunto.

Nueve de las 17 centrales que vieron suspendidas de manera indefinida sus pruebas pertenecen a proyectos resultantes de la tercera subasta de largo plazo.

Entre las plantas que verán afectadas su entrada en operación están algunas pertenecientes a compañías como IEnova, la española Iberdrola y la italiana Enel.

Las verdaderas causas de esta decisión que frenará el desarrollo de México en cuanto a productor de energías limpias,  es el consumir de alguna manera la enorme cantidad de combustoleo que se produce con la extracción de petróleo pesado, producto que ya no es atractivo para el mercado internacional por la gran cantidad de impurezas que contiene.

Y el único sector en México que puede consumir el combustoleo es la Comisión Federal de Electricidad, que sigue trabajando con sistemas de producción de energía eléctrica de la década de los 80s y 90s, que funcionan con combustoleo y carbón, dos elementos altamente contaminantes para el medio ambiente.

Este es el tema de fondo. Y como el presidente López Obrador sigue empecinado en terminar el enorme elefante de Dos Bocas, que producirá más de 300 mil barriles diarios de petróleo pesado, pues tendrá alguien que consumir la producción de combutoleo que también se extraiga de la nueva planta.

Hoy, una parte del combustoleo se utiliza en la planta de Tula, en Hidalgo. Pero el combustoleo que producimos en México es altamente contaminante para el medio ambiente y para el ser humano, pues contiene 4% de azufre, cuando lo permitido es 2%, de acuerdo con las normas internacionales.

El azufre está causando daños severos en el medio ambiente de esta entidad y ya hay una cantidad importante de habitantes de Hidalgo que padecen enfermedades cancerígenas resultado de estar en contacto permanente con este elemento químico (el azufre).

Pero, a Rocío Nahle y a Manuel Bartlett no les importa eso. Necesitan a como de lugar, sacar el proyecto sexenal de Dos Bocas, aunque, de paso se arruine la industria de energías limpias.

Ayer  en la Laguna, el gobernador abordó este tema que también perjudica a Durango.

Anunció que tendremos proximamente una reunión con el Secretario de Hacienda para exponerle el problema que nos ocasiona con las nuevas medidas impuestas por la Comisión Reguladora de Energía, ya que tenemos tres proyectos casi terminados, a punto de empezar a producir energía, en los que ya se hizo la inversión y sólo requieren el permiso de prueba para iniciar el trabajo formalmente, y otros ocho proyectos que estábamos negociando para que se instalaran en varias regiones del estado, incluyendo la Laguna y el municipio de Durango. Las inversiones en estos proyectos son de 2 mil millones de dólares.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios