馃枈Opini贸n | Causas de la Crisis de 1994. Reflexi贸n para comprender la recesi贸n actual

La semana pasada se comenz贸 en este espacio una serie de entregas con relaci贸n a las principales crisis econ贸micas que se han presentado en las 煤ltimas d茅cadas, con la intenci贸n de tener mayores elementos (te贸ricos e hist贸ricos) para contrastarlos con la desaceleraci贸n actual motivada por el COVID-19. Cabe resaltar que solamente se est谩n presentando las causas de dichas crisis y no los mecanismos y pol铆ticas para su contenci贸n, correcci贸n y eliminaci贸n con la intenci贸n de dar a conocer la misma fase del ciclo econ贸mico en diferentes crisis. Por 煤ltimo, hay que recordar que la entrega anterior se escribi贸 sobre la Crisis del 鈥29 y en esta ocasi贸n se escribir谩 sobre la Crisis de M茅xico 1994.

Durante los a帽os previos a 1994 M茅xico recibi贸 flujos enormes de capital extranjero debido en parte a las perspectivas favorables que presentaba la econom铆a mexicana despu茅s de varios a帽os de estabilizaci贸n macroecon贸mica y de la implementaci贸n de importantes reformas estructurales llevadas a cabo desde inicios de la d茅cada de 1980. Adem谩s, el proceso de liberalizaci贸n financiera que se hab铆a iniciado en 1988 y un entorno internacional muy propicio dieron un impulso adicional a la entrada de capitales. As铆, de 1991 a 1993 esas entradas de capital a M茅xico alcanzaron un promedio anual de casi 8% del PIB. En lo que hace a las tenencias en t铆tulos de deuda p煤blica nominados en pesos, el 84 % de los mismos estaba formado por instrumentos a corto plazo, que eran b谩sicamente Certificados de la Tesorer铆a (Cetes) hasta 1993 y Bonos del Tesoro (Tesobonos) en 1994 (estos 煤ltimos emergieron como el principal instrumento utilizado por el gobierno para contener en abril de 1994 el primer estallido de la crisis especulativa-cambiaria. El Tesobono agregar铆a a la volatilidad del Cete el peligro adicional de su indexaci贸n al d贸lar, que conten铆a la posibilidad en caso de devaluaci贸n de una multiplicaci贸n muy grande de su valor de rescate en pesos, como efectivamente suceder铆a). A comienzos de 1994, en v铆speras del desencadenamiento del proceso especulativo que llevar铆a a la crisis, el capital externo acumulado en M茅xico en acciones y t铆tulos de deuda en moneda nacional alcanzaba un monto m铆nimo de 83 mil millones de d贸lares que triplicaba en exceso a las reservas internacionales del Banco de M茅xico.

Las entradas de capital coincidieron con un fortalecimiento de las finanzas p煤blicas y una fuerte demanda de cr茅dito. De esta manera, se produjo un muy r谩pido crecimiento del cr茅dito bancario al sector privado. De 1988 a 1994, el cr茅dito bancario al sector privado medido como proporci贸n del PIB se cuadruplic贸. La relaci贸n entre el endeudamiento y el PIB hab铆a pasado entre 1993 y 1994 desde un nivel ya alto de 43.3% en el primer a帽o (hab铆a sido de 20 % en 1989) al 55.3 % en el segundo, mientras comenzaban a aparecer los primeros s铆ntomas de la crisis posterior de cartera vencida. Entre 1989 y noviembre de 1994 el endeudamiento externo privado se elev贸 de 13 mil a 51 mil millones de d贸lares, correspondiendo la gran mayor铆a a emisiones de t铆tulos de renta fija a largo plazo (promedio de vencimiento cercano a los cinco a帽os) nominados en d贸lares. Esta deuda estuvo dividida en partes casi iguales entre el cr茅dito directo concedido a unas sesenta grandes grupos y empresas privadas nacionales y el indirecto (canalizado a trav茅s de la mediaci贸n de la banca mexicana) que lleg贸 por este medio a una mayor cantidad de empresas.

La crisis especulativa-cambiaria se convirti贸 en crisis financiera como resultado de la devaluaci贸n del peso y el proceso inflacionario resultante. La crisis financiera comenz贸 siendo inicialmente un problema externo (de amortizaci贸n de Tesobonos y dificultades privadas y p煤blicas para afrontar el servicio acrecentado de la deuda externa) para convertirse r谩pidamente en un evento interna como resultado del colapso del sistema bancario y la crisis de las finanzas p煤blicas.

campillo21@gmail.com

@ccampillo21 en twitter

Puedes comentar con Facebook
Anuncios