馃枈Opini贸n | De lo grotesco a lo rid铆culo

Hay dos v铆as para llegar al poder: una es la v铆a democr谩tica, a trav茅s de Elecciones, y otra el derrocamiento. En una coyuntura de crisis de partidos, llegar al poder por la v铆a electoral se complica. Partidos d茅biles, sin credibilidad, sumidos en la corrupci贸n, sin propuestas y sin l铆deres. Sus posibilidades de tener un electorado que les permita ganar son pobres.

Quienes aspiran llegar al poder, o regresar a 茅l, les queda la v铆a del derrocamiento, el cual puede ser por el azuzamiento social, o por la v铆a de la violencia. En M茅xico, al parecer intentan crea una especie de h铆brido, azuzando, para luego hacer uso de la violencia con guardias bancas, incluso terrorismo, lo cual est谩 m谩s dif铆cil.

La toma del poder no parte de un deseo subjetivo, ni mucho menos desde el revanchismo o la frustraci贸n. Se parte objetivas condiciones sociales, del manejo correcto de las contradicciones, de analizar posibilidades y manejo de coyunturas, leer contextos y dar correcta interpretaci贸n.

En M茅xico, a煤n no sabemos cu谩l es la capacidad de movilizaci贸n de los que trabajan en la conspiraci贸n y el derrocamiento. La acci贸n realizada el pasado s谩bado para demandar que el L贸pez Obrador deje la presidencia, no solo fue grotesca, termin贸 revirti茅ndose, como se vio el Redes Sociales.

Nos record贸 aquella marcha a pie, en donde las se帽oras y se帽ores participantes llevaron a sus trabajadoras a cargar las mantas, lo cual fue un insulto para M茅xico. Ellos nunca entender谩n el mensaje que env铆an a la mayor铆a de los ciudadanos, a lo acad茅micos e intelectuales, a los estudiantes y j贸venes de M茅xico. Para los complotistas, ellos no existen, no son parte de su exclusivo grupo de carros de lujo y refinado tren de vida, lo que piensen les importa un comino.

Los conspiradores consideran un triunfo haber salido en siete ciudades, no asombra su elemental nivel de compresi贸n hist贸rica, sin una idea de que toda estrategia que pretenda ser seria para llegar al poder es aliarse con el pueblo, trazarle un programa, ofrecerle un proyecto, no insultar con sus carros de lujo.

Seguir谩n protestando, saldr谩n con cacerolas, ropa sport de marca, lentes obscuros finos, cremas para no quemarse, abanicos espa帽oles y coloridas sombrillas, a gritar que tienen hambre. Nosotros siempre cre铆mos que solo a los payasos, porque es su profesi贸n, les gusta hacer el rid铆culo y que se r铆an de ellos. Pero no, ah铆 est谩n los complotistas crey茅ndose h茅roes nacionales, salvadores de la patria. Que divertidos.

Est谩n peor que los c贸micos, porque ese su trabajo, los complotistas viven del pueblo. No han entendido, porque su esquema mental tiene l铆mites, que solo el trabajo de los empleados es lo que genera riqueza y ellos se apropian de las guanacias. Los trabajadores les pueden dar una patada en el trasero a los patrones y no pasa nada. Lo patrones no pueden prescindir de los trabajadores porque se mueren de hambre.

Mientras van de lo grotesco a lo rid铆culo, el proyecto alternativo de naci贸n de L贸pez Obrador avanza, agradeciendo a los dioses del olimpo tener enemigos tan torpes e ignorantes. O no.

Puedes comentar con Facebook