🖊Opinión | El INE y el IEPC no gozan de cabal salud

El nuevo Coronavirus también afectó a nuestras instituciones electorales, al menos las de carácter administrativo, pues demostrado está que no gozan de cabal salud tanto física como anímica.

Digo esto porque además de verse paralizadas sus actividades a consecuencia de la emergencia sanitaria, está la amenaza constante de verse desmantelada gracias a los postulados austerocráticos de la 4T.

Y es que el panorama no es nada grato que digamos, pues actualmente el INE se encuentra con cuatro consejeros menos, el proceso de selección de sus nuevos integrantes frenado en la Cámara de Diputados; elecciones suspendidas en Hidalgo y Coahuila y el constante golpeteo desde la Presidencia de la República, el Instituto Nacional Electoral (INE) entró en una etapa de incertidumbre.

Todas las actividades del Instituto están suspendidas, entre ellas la evaluación de las organizaciones que quieren convertirse en partidos políticos, la expedición de credenciales de elector y algunos procesos sancionadores o administrativos.

A principios de abril, Pamela San Martín, Marco Baños, Enrique Andrade y Benito Nacif dejaron sus asientos en el Consejo General. Aunque afirman que dejan un Instituto más fuerte, sólido y organizado que hace 12 años, estos consejeros reconocen que concluyen su gestión sin fortalecer, por ejemplo, el sistema de fiscalización, pues coinciden en que existen muchos depósitos en efectivo a campañas y candidatos que el INE no detecta.

Lo mismo sucede en el caso del IEPC de Durango, en donde el Consejo General del INE necesita sesionar para designar al nuevo o nueva consejera presidenta, la cual fue la excusa perfecta para que los consejeros del OPLE de nuestra entidad fingieran división para no sancionar al consentido del sexenio, José Antonio Ochoa Rodríguez, por sus expresiones de violencia política en contra de Sandra Amaya.

Como podemos apreciar, esperemos que pronto se vacune a las autoridades electorales o se tomen medidas para que vuelvan a la nueva normalidad, porque se ve afectado el curso de la vida democrática.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios