🖊Opinión | En sentido contrario

-Oye we, ya viste cuánta gente anda ya por las calles…-; ya mi Alter. Lamentablemente por eso hemos dado un traspié tras otro en un sinfín de situaciones. – Tienes razón mi pelochas, pareciera que solamente cuando se viene un temblor que derrumbe edificios y aplaste personas; o con la llegada de huracanes que arrastra todo a su paso, o con la corriente de ríos y arroyos desbordados que inundan ciudades enteras es como podemos solidarizarnos y hacer todo lo posible para no vernos afectados por las adversidades -. Mira Zángano, ya estás aprendiendo; pero tienes razón, todo parece indicar que seguimos siendo los animales racionales menos irracionales que existimos.

Señalas muy bien esos desastres naturales que tanto nos han dañado. Recuerdo aún aquellos trágicos momentos de septiembre de 1985, cuando la tierra nos sacudió con toda su furia, principalmente a los que hacíamos nuestra vida en el otrora Distrito Federal. Recuerdo por primera vez una unidad que en mis escasos 14 años había visto jamás.

Vivir en un quinto piso siempre me generó un tanto cuanto de incertidumbre. Pero después de aquel lamentable suceso, por años nos quedó el mal sabor del movimiento que la tierra hace cada que se acomoda…; – pues han sido bastantes años we, porque todavía cuando vas a ver a tus Sacrosantos Jefecitos, bajas a todos los santos para que no vaya a temblar, pinche Julián…-; pues claro Mequetrefe, si cada que se mueven las lámparas se comienza a sentir que te arañan la panza gatos en reversa. En aquella ocasión, recuerdo que un par de meses tuvimos que dejar el departamento ante el temor de que aquello se repitiera y otro movimiento diera cuenta de nuestro inmueble.

En aquella ocasión fuimos a dar a la casa de un tío y, con mis primos, salíamos a la calle para juntar ropa y medicinas o lo que se pudiera para poder entregarlo a las personas que lo necesitaran. Y así. Veías por todas partes. Muchos edificios y casas se cayeron, pero la gente se levantó con aquello que nos sobra…; – ¿Huevos? -; ya vas a empezar con tus peladeces. Nos sobra orgullo y fortaleza mendigo Pelafustán. Y eso nos ha llevado a superar lo que se nos pone enfrente. – ¡Ah! Es que en mi barrio le llaman como te dije…-; pues en tu barrio, en mi colonia sin pavimentar no.

A lo largo de los años me han tocado ver algunas catástrofes que me han permitido dar cuenta, por mi labor cotidiana, de la humanidad de las personas. Me ha tocado ver cómo la gente lleva ropa, medicinas, alimentos y todo aquello indispensable para los hermanos en desgracia por inundaciones, huracanes, ciclones, desbordamientos y, nuevamente, un terremoto en el 2017; sin embargo, en esta pandemia, por lo menos en nuestro país y, por ende, en nuestro estado, ha dejado ver lo dañados que podemos estar. – ¡Ah no manches we! Tanto así -. Simona la Pandémica.

Y es que no necesitamos ir muy lejos Alter. Acércate a una persona que ande sin cubre bocas, sin ninguna medida de prevención por la calle, que se te acerque en la fila de un banco o simplemente pregúntale por qué no se queda en casa o por qué no se queda en casa y lo primero que te va a responder es que “eso no existe, son puros cuentos; yo no conozco a nadie que se haya enfermado ni muerto” y echándole la culpa a un gobernador o a algún presidente municipal…; – sí los he escuchado we, parece que les escriben un guión y tal cual lo andan repitiendo para justificarse por su ignorancia-.

Cierto es que, a menos que sean familiares o amigos cercanos, se van a enterar de quién puede estar enfermo o haber fallecido por el Covid 19; porque de otra manera es difícil, porque ninguna autoridad puede dar a conocer los nombres de quienes han tenido la mala fortuna de haberse contagiado de este mal. – Oye mi cabeza de aceituna con hueso, pero el hecho de que no conozcan a nadie, no quiere decir que por eso pueden andar en la calle de la manera más valemadrista que jamás se haya visto….-; pues no Haragán, pero lo hacen sin ningún recato. Ya ves que las cifras se dispararon porque todo indica que quienes, so pretexto de de celebrar el Día de la Madre…; – pues ya nos dieron en la madre a los demás. Y si a eso le sumas que las “predicciones de Madame Gatell” no han sido para nada las que había anunciado al principio de esta crisis sanitaria, pues nos dio en la…-; quizás tienes razón, pero mientras siga habiendo tanta gente que vaya en sentido contrario por la de 20, los casos van a seguir aumentando. Ya rebasamos los 240 y todo parece indicar que siguen en aumento. – Oye we hablando de la madre. Creo que al prejidente esto le viene a toda madre; porque entre el contagio, un posible rebrote y la influenza, se le va a acabará el 2020 haciéndose pend…-; vámonos mendigo Parásito, siempre andas con tus babosadas…; – a poco no we…-; sí ya vámonos.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios