馃枈Opini贸n | En su soledad, 茅l es el 煤nico camino

Durango se mantiene a una sana distancia del contagio del Coronavirus, gracias en gran medida, por la oportuna previsi贸n del gobierno que encabeza Jos茅 Aispuro Torres, queimplement贸, diversas disposiciones, tanto para su gobierno, as铆 como los diversos programas en apoyo a los m谩s desprotegidos; por otra parte, se debe a que en la entidad hubo pocos de nuestros paisanos que hab铆an efectuado un viaje a los pa铆ses en donde la Pandemia ya los hab铆a alcanzado.

Tampoco, no debemos olvidar los programas de apoyo a las empresas, que, si no es suficiente, s铆 las ayuda a paliar el freno en la econom铆a, que en los hechos est谩 afectando a todo el planeta por igual.

Por su parte, Jorge Salum, desde el municipio, mantiene el apoyo necesario optimizando los recursos con que cuenta, su infraestructura y operatividad de las 谩reas vinculadas estrechamente a la prevenci贸n, sin faltar la seguridad, pues la delincuencia no hace cuarentenas, al contrario, pone toda su capacidad e ingenio para aprovechar la menor oportunidad para cometer el delito al que se dedica.

En cambio, con desaliento observamos las decisiones presidenciales, las cuales no van aparejadas con la realidad que vivimos.

El 煤ltimo referente, indudablemente es el discurso presidencial del domingo antepasado que muestra la extrema soledad presidencial. Las im谩genes del Presidente hablando al vac铆o en un enorme y desolado patio central de Palacio Nacional terminaron siendo una met谩fora de un mandatario que ha decidido asumirse como singular, lejos de todos, incluyendo parte de su equipo.

La soledad del presidente L贸pez Obrador no es algo nuevo. Luego del concurrid铆simo, hasta la exageraci贸n, escenario en el evento de inauguraci贸n de su mandato, la presencia junto al Presidente en estos informes trimestrales fue disminuyendo hasta que en septiembre ya nadie estuvo junto a 茅l. El del domingo lleg贸 al extremo de la mayor soledad en que se puede presentar p煤blicamente un mandatario. Oficialmente se argumentar谩 que se debe a la situaci贸n que vivimos.

Son muchos los analistas pol铆ticos que se refieren a las diversas similitudes de gobernar de L贸pez Obrador con Lu铆s Echeverr铆a y que incluso su carrera pol铆tica la inici贸 en su mandato, llevado de la mano de Ignacio Ovalle, secretario particular y jefe de la oficina de la presidencia con Echeverr铆a.

Los analistas nos conducen a consultar a Daniel Cos铆o Villegas en su c茅lebre libro El estilo personal de gobernar dice que 鈥減uesto que el presidente de M茅xico tiene un poder inmenso, es inevitable que lo ejerza personal y no institucionalmente… Es decir, que el temperamento, el car谩cter, las simpat铆as y las diferencias, la educaci贸n y las experiencias personales influir谩n de un modo claro en toda su vida p煤blica y, por tanto, en sus actos de gobierno鈥. Lo que nos hace recordar a L贸pez Obrador.

Es imposible comprender la forma de ejercer el poder del Presidente sin asumir que del que goza es inmenso, que lo hace de una forma mucho m谩s personal que institucional y que se rige por su temperamento, sus simpat铆as, por su educaci贸n y experiencias personales, tan afincadas en aquellos a帽os de inicio.

Y en ese estilo personal de gobernar dos cosas resultan centrales: la confrontaci贸n y la no negociaci贸n.

No son pocos los funcionarios de su gabinete que prefieren no decirle al Presidente las cosas que saben que no le gustar谩n. En toda esta crisis del coronavirus ello ha sido m谩s notable que nunca: el subsecretario de salud, L贸pez-Gatell, estuvo durante semanas pregonando pol铆ticas que el propio Presidente, en su accionar diario o en la ma帽anera, desestimaba.

Apenas la semana pasada desminti贸 al secretario de Hacienda y a los datos oficiales de la Secretar铆a. Nadie sabe desde entonces qu茅 ha sido de Arturo Herrera, rodeado de rumores de renuncia al cargo.

El escenario del pa铆s, y el mundo que observa el Presidente, es tan distinto del que muchos otros vemos por la poca comunicaci贸n con otros funcionarios, con especialistas, empresarios, intelectuales y tambi茅n por la forma en la que se le presentan los temas, los datos, la informaci贸n dura. E, indudablemente, por la forma en la que el propio Presidente asume la informaci贸n que se le proporciona.

Ese estilo personal de gobernar del presidente L贸pez Obrador, por la forma en que confunde la lealtad con la amistad, por el desprecio a la capacidad t茅cnica y la experiencia a cambio de esa lealtad mal entendida, da帽a, entre otras cosas, la capacidad de gobernanza y gobernabilidad de la propia administraci贸n. El Presidente est谩 solo porque 茅l mismo as铆 lo ha decidido.

En su largo caminar para lograr el poder, paviment贸 la idea de lo inapelable que es su camino.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com

Twitter: jparreolatorres

Blog: Juan Pablo Arreola Torres

Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Puedes comentar con Facebook
Anuncios