馃枈Opini贸n | Equidad machista

Un hecho, m谩s all谩 del discurso pol铆ticamente correcto, las mujeres han representado la inferioridad de capacidades y fortalezas a lo largo de la evoluci贸n humana, el siglo XX fue el parteaguas para que la reivindicaci贸n de los derechos de g茅nero se manifestara en diversos ordenamientos jur铆dicos, al menos en el llamado mundo occidental.

Aunque mucho se ha avanzado legislativa y socialmente, las leyes no han sido suficientes para frenar las pr谩cticas anacr贸nicas que subordinan y excluyen a las mujeres.

Particularmente en M茅xico, en muchos segmentos de la poblaci贸n e independientemente de las condiciones socio-econ贸micas, se sigue manifestando la subcultura del 鈥渕acho鈥 mexicano dominante, irresponsable y abusivo, interactuando con una cada vez menos sumisa y m谩s independiente mujer.

Aunque en algunos 谩mbitos sociales reducidos la tendencia va hacia compartir y complementar los roles de ambos g茅neros dentro de un contexto equitativo, el desarrollo de esta actitud es m谩s com煤n en personas con mayores puntos de referencia, ya que aumentan las posibilidades de trascender la hist贸rica perspectiva machista de la cultura mexicana, que afecta tanto a varones como a mujeres.

No me refiero apuntos de referencia obtenidos 煤nicamente a trav茅s del desarrollo humano o de los viajes y la lectura, sino tambi茅n a todas aquellas oportunidades que ofrecen las diferentes tecnolog铆as, como la telefon铆a celular, Internet y la televisi贸n, ya que le permiten a muchas personas, no solamente a las que habitan las ciudades, sino tambi茅n en las 谩reas rurales, contrastar su realidad con una amplia gama de sociedades y estilos de vida, empez谩ndose a romper el mito tercermundista de: 鈥淭odo el mundo ha de ser como mi pueblo鈥 .

Los usos y costumbres de algunas culturas fundamentalistas asentadas principalmente en pa铆ses 谩rabes, asi谩ticos, latinoamericanos y africanos, en las que las mujeres son tratadas como simples mercanc铆as que tienen un valor econ贸mico o que representan al esclavo moderno, sin derechos plenos y aplastadas por concepciones religiosas y culturales que datan de cientos o miles de a帽os atr谩s y sit煤an al var贸n en una posici贸n de superioridad dogm谩tica e indiscutible en relaci贸n a la mujer.

En contraparte, hoy muchas mujeres en M茅xico est谩n inmersas en una realidad en la que tienen mayores oportunidades para desarrollar sus potencialidades y competir con los varones en base a sus capacidades, al grado tal, de que lleg贸 el momento en que las cuotas de g茅nero que en su tiempo fueron percibidas como un gran logro ahora son una limitante; el exceso de leyes que las sobreprotegen, m谩s que ayudarlas es su progreso se han convertido en un obst谩culo para que las mujeres capaces y talentosas puedan obtener mayores espacios de responsabilidad en todos los 谩mbitos debido a su esfuerzo, no simplemente a su g茅nero.

@ernestoescobosa

Puedes comentar con Facebook
Total
0
Shares
Related Posts

Thumbnails managed by ThumbPress