馃枈Opini贸n | Fuego a la burgues铆a

驴Es l铆cito confundir la prosperidad de una clase

con el bienestar de un pa铆s?

Eduardo Galeano.

Entiendo el coraje. Entiendo la marginaci贸n. Entiendo la falta de oportunidades. Entiendo la rabia desbordada. Entiendo el s铆mbolo pol铆tico, muy trasnochado, sobre desaparecer al 鈥渃uerpo de granaderos鈥 para no 鈥渞eprimir鈥…. Pero, francamente, no termino de entender esta vocaci贸n gubernamental, casi como un sino, de llevarnos al carajo a todos, no me cabe ese fetiche, obsesivo, de apostarle al perder por perder.

Primero, la buena: habr谩 que celebrar la detenci贸n y el proceso contra los elementos de la polic铆a que agredieron, con patadas en el rostro, a una joven anarquista, v铆ctima s铆 pero tambi茅n presunta victimaria. El Secretario Garc铆a Harfuch tendr谩 una gran tarea por delante, que el 谩nimo de la polic铆a no baje, que no los domine la idea de ser un parapeto obligado a aguantar los escupitajos de v谩ndalos so pena de terminar de presos… Como sea, la justicia se celebra, aunque solamente parezca brillar de un lado.

驴Qui茅n paga por los da帽os de los querubines consentidos de Claudia Sheinbaum?, 驴qui茅n responde por esos j贸venes 鈥渋nocentes鈥, armados con bombas molotov, a los que la Jefa de Gobierno no quiere que se les moleste en sus 鈥減rotestas鈥?

Esos muchachitos destruyeron propiedad privada cuyos due帽os pagan impuestos al gobierno de la ciudad con la esperanza, ilusa, de garantizar con ello al menos un poquito de seguridad.

驴Qu茅 pasar谩 cuando los gamberros de negro no se conformen con destrozar la entrada de un edificio de Polanco y decidan saquear un departamento?, 驴qu茅 pasar谩 cuando venga el primer muerto?, 驴valdr谩 menos por ser fif铆?, 驴qu茅 pasar谩 cuando declaren la guerra a los 鈥渞icos鈥 que esos par谩sitos encapuchados ni siquiera saben distinguir?, 驴qui茅nes son los ricos?, 驴los que ganan m谩s de veinte mil pesos al mes, seg煤n la Cuarta?, 驴qu茅 pasar谩 cuando los j贸venes se pasen de lanza m谩s all谩 de unos cristales y se desmorone la cara tolerante del gobierno que terminar谩 por culpar a los molinos de viento?, 驴qui茅n responde por la sociedad?, 驴qui茅n nos protege?, 驴para qu茅 chingados les pagamos entonces?

El discurso diario del peor presidente de la historia, s铆, el discurso diario de L贸pez, apunta a la divisi贸n enferma entre conservadores y liberales, ahogado en su hubris, delirando en su anacr贸nica fantas铆a del siglo XIX, el presidente arroja gasolina a una hoguera peligrosa.

En su ignorancia, que salpica al pueblo, desconoce tambi茅n que sus palabras se transforman en patente de corso para los delincuentes que se saben protegidos por el hombre m谩s poderoso del pa铆s.

A nadie, ni a 茅l, conviene al final una lucha como la que apuesta鈥 A menos que la apuesta sea convertir al pa铆s en la pr贸xima miseria de Latinoam茅rica.

De Colof贸n. Zo茅 Robledo estuvo a un lado de L贸pez, pudo contagiar a los de la foto y muchos m谩s tras bambalinas, pero aqu铆 el presidente tiene una fuerza moral que lo protege por mandato divino. Yo creo que s铆 deber铆a de hacerse la prueba鈥 Muchas pruebas, de hecho.

Puedes comentar con Facebook