🖊Opinión | La Cachimba

COMUNICACIÓN… La llamada conferencia mañanera, que realiza el presidente López Obrador, como instrumento eficaz de comunicación, ha sufrido un desgaste. Esta forma de imponer una agenda, le permitió desde que encabezó el gobierno de la Ciudad de México, ganar espacios de los medios de comunicación y en los análisis de columnistas.

DESGASTE… Con este formato, AMLO rompió formas para dar a conocer acciones de gobierno; sin embargo, este modelo de comunicación comienza a demostrar puntos débiles, pues a veces resulta tediosa por el tiempo de duración, ya que generalmente dura más de una hora y divaga en los comentarios.

CONFLICTOS… Otro factor importante es la confrontación con diferentes personas y sectores, lo que causa y siembra molestias, que provocan falta de atención en asuntos más urgentes de interés de la ciudadanía. La mañanera suele ser escenario para recriminaciones, acusaciones, advertencias y conflictos.

FRENTES… Son muy conocidos casos como la movilización de las mujeres que minimizó; la contradicción que, con motivo de la cuarentena, hizo de datos de su propio gobierno de la violencia contra las mujeres; detener la pandemia con estampitas, por mencionar algunos. Reorientar las conferencias mañaneras sería conveniente, centrarse en temas importantes para el ciudadano y hacerlas menos rijosas, de otra manera, irán perdiendo como hasta ahora el rating que tenían.

CAJAS CHINAS… Tal es el desgaste que hay muchas voces que insisten en que muchos de los temas que se presentan, son en realidad distractores para que la atención de los medios y de la población no se centre en problemas serios o datos incómodos.

Puedes comentar con Facebook