馃枈Opini贸n | La pandemia y el embate contra la libertad de expresi贸n

No es novedad que al gobierno de Andr茅s Manuel L贸pez Obrador le irritan la cr铆tica y la informaci贸n que exhibe la falsedad de sus recurrentes 鈥渙tros datos鈥. Lo he dicho muchas veces: el presidente de M茅xico es una amenaza a la libertad de expresi贸n. Est谩 en su ADN esperar aplausos y lisonjas de los periodistas. La emergencia sanitaria vigente ha profundizado esa tendencia y lo m谩s grave es que la est谩 acercando a los terrenos del totalitarismo.

El viejo argumento de los reg铆menes priistas de que en tiempos dif铆ciles se impone la 鈥渦nidad鈥 es llevada al extremo por el presidente AMLO y su aparato de comunicaci贸n gubernamental. Esbozan el esquema ampliamente conocido de gobiernos dictatoriales: cualquier cr铆tica al l铆der, a su gobierno y a su actuaci贸n significa un atentado contra la naci贸n, perseguible y punible.

L贸pez Obrador ha expresado con toda claridad, varias veces, su concepto del papel del periodismo. Ayer mi茅rcoles lo volvi贸 a hacer: en medio de la peor crisis sanitaria y econ贸mica de la historia, dedic贸 m谩s de una hora de su conferencia ma帽anera a una suerte de c谩tedra acerca de la bondad o maldad de los periodistas. Incluso dio una breve lista de columnistas buenos. 驴Su m茅rito? Que lo defienden a 茅l.

La pobreza de su idea sobre el periodismo 鈥渂ueno鈥 puede resultar hasta chusca. Pero su clasificaci贸n de los periodistas 鈥渕alos鈥 es inquietante en una democracia: en Palacio Nacional, la cr铆tica es entendida como ataque, la investigaci贸n period铆stica que revela lo que el gobierno quisiera mantener oculto (quiz谩 el papel fundamental del periodismo) es vista como conspiraci贸n golpista, la exigencia de transparencia es considerada una provocaci贸n pol铆tica y la documentaci贸n p煤blica de cualquier violaci贸n a la ley por parte de la administraci贸n p煤blica es raz贸n para propiciar desde el poder el linchamiento digital.

Hay quien quiere minimizar el asunto al decir que 鈥渁s铆 es el presidente鈥, como si fuera un gesto travieso de su personalidad. No es para trivializarse. Es exactamente la visi贸n que los reg铆menes totalitarios tienen de la prensa. Es la vieja concepci贸n sobre la libertad de prensa que ha prevalecido desde el poder en reg铆menes autoritarios de izquierda y de derecha en todo el mundo.

La pandemia de Covid-19, como cualquier emergencia, exige responsabilidad de todos. El gobierno de L贸pez Obrador quiere unanimidad de la prensa en aplaudirle, halagarlo y elogiarlo (basta ver a los personajes que cada ma帽ana animan su conferencia para entender lo que le gusta). Y cada d铆a se dedica a descalificar, estigmatizar, se帽alar a quienes ejercen el derecho y la obligaci贸n a la cr铆tica, la investigaci贸n, la publicaci贸n de datos y hechos.

El gobierno de M茅xico con sus propagandistas oficiales y oficiosos quiere suprimir el derecho de todos a saber lo que hace la administraci贸n, lo que decide, lo que gasta, lo que omite, lo que ignora, lo que desde帽a, lo que descuida en su obligaci贸n de proteger a los mexicanos de una pandemia que azota al mundo entero y la resultante crisis econ贸mica que ya genera a su paso.

No es un crimen cuestionar las cifras ni la metodolog铆a. No es un delito se帽alar la negligencia del gobierno que no actu贸 a tiempo para conseguir insumos suficientes para la protecci贸n elemental del personal m茅dico y los pacientes. No es conspiraci贸n documentar que est谩n ocurriendo brotes de Covid en los hospitales del IMSS. No es golpismo alertar por la insuficiencia de la respuesta oficial para enfrentar la crisis econ贸mica que ya lleg贸.

Al presidente y los suyos, la crisis sanitaria y econ贸mica les ha ca铆do como anillo al dedo鈥 para impulsar su pretensi贸n de ir arrinconando la libertad de expresi贸n.

historiasreportero@gmail.com

Puedes comentar con Facebook
Anuncios