馃枈Opini贸n | La versi贸n m谩s chiquita de AMLO

A pesar de la experiencia, hab铆a quienes ten铆an esperanza en que AMLO se mostrara grande, que se pusiera los zapatos de estadista y el domingo en su esperado mensaje anunciara un gran plan para la recuperaci贸n econ贸mica del pa铆s ante la crisis que ya ha comenzado.

Hubo quienes esperaron atentos y escucharon cada una de sus palabras a ver si en la siguiente frase anunciaba ya alguna acci贸n concreta de apoyo para salvar los empleos, que es la parte m谩s delicada de lo que se est谩 perdiendo por la paralizaci贸n de las actividades productivas y comerciales como medida de prevenci贸n sanitaria.

Pero quienes esperaban esa noticia seguramente hab铆an perdido de vista que el Andr茅s Manuel L贸pez Obrador siempre hace lo que dice y rara vez se retracta, por no decir nunca; no se desdice; cambiar de opini贸n no est谩 en sus genes.

As铆 pues ya hab铆a anticipado que no habr铆a m谩s rescates, que no habr铆a condonaciones, exenciones, pr贸rrogas, subsidios o cualquier otra forma de estimulo para los empresarios.

Ni les dar铆a ampliaci贸n de plazos para el pago de impuestos o cuotas de seguridad social, menos a煤n les perdonar铆a ni un peso de sus contribuciones.

Pero tambi茅n les impuso a las empresas, grandes y peque帽as, la obligaci贸n de mantener todas las plazas laborales; amenaz贸 con exhibir a cualquiera que se atreviera a despedir trabajadores y ya se sabe que ser exhibido por AMLO equivale a ser sentenciado a un linchamiento.

De modo que las empresas grandes y chicas est谩n hoy obligadas a cumplir puntualmente con sus impuestos, con el pago al IMSS, al Infonavit, a hacer sus declaraciones ante el SAT y sin posibilidad de despedir empleados, ni siquiera con las indemnizaciones de ley.

Al parecer a la Cuarta Transformaci贸n, lo que sea que eso signifique, no le ha quedado claro que el peligro para la econom铆a no es un supuesto abstracto, no es un petate del muerto de algo que hipot茅ticamente puede pasar.

El presidente se empe帽o durante semanas en asegurar que todo estaba bien, que no hab铆a de qu茅 preocuparse, que hab铆a que salir y abrazarse.

No se ocup贸 oportunamente, o no le interes贸 elaborar planes, o programas de contingencia, ni de salud ni de econom铆a. M谩s bien dijo que la pandemia le ven铆a como anillo al dedo para consolidar su proyecto pol铆tico.

Si en materia de salud comenzaron a ejecutarse algunas acciones, en lo econ贸mico la crisis le est谩 sirviendo para reforzar sus programas de repartir dinero para seguir cultivando su capital electoral.

Es decir, anuncia que se echar谩 mano de los fondos disponibles, de fideicomisos, de nuevos ahorros y hasta de aguinaldo de servidores p煤blicos, pero鈥 se usar谩 en seguir ampliando y cubriendo sus programas de d谩divas, los cuales ya tienen, ya ten铆an un presupuesto asegurado.

Para los emprendedores en peligro por la contingencia nada; si acaso alg煤n cr茅dito y muy simb贸lico.

Anuncia la creaci贸n de 2 millones de empleos, lo que genera el pitorreo de todos los que le entienden a ese tema; el gobierno desde luego que no est谩 en condiciones de hacerlo y los inversionistas le han perdido cualquier reserva de confianza que les pudiera quedar.

Anuncia una multimillonaria inversi贸n en un plan energ茅tico, pero es inversi贸n imaginada, proyectada, propuesta de recursos privados, no del gobierno. Y anuncia tambi茅n m谩s recursos para Pemex, en cantidades que ni siquiera se acercan a lo que esa empresa ha perdido en el 煤ltimo a帽o.

El presidente L贸pez se est谩 viendo como el personaje de Trino, el rey chiquito. Muy, muy chiquito.

Twitter: @MCervantesM

Puedes comentar con Facebook