🖊Opinión | Los nuevos consejeros del INE

Finalmente, el pleno de la Cámara de Diputados designó, por 399 votos a favor, cinco abstenciones y cinco votos en contra, a Norma Irene de la Cruz, Carla Humphrey, José Martín Fernando Faz y Uuc-Kib Espadas Ancona como consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) para el periodo 2020-2029.

En su encargo, los nuevos consejeros deberán, entre otras tareas, organizar y ejecutar las elecciones federales de 2021 y las presidenciales de 2024, así como revisar los expedientes de las agrupaciones políticas que solicitaron su registro para convertirse en partidos políticos nacionales sin omitir la elección de consejeros de los Organismos Públicos Locales Electorales, en donde queda pendiente la elección del nuevo consejero presidente del IEPC de Durango.

Por la pandemia de Covid-19 sólo los nuevos consejeros acudieron a la sede del INE, donde el consejero presidente, Lorenzo Córdova, y el secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo Molina, les tomarán protesta, y los demás integrantes seguirán la sesión por internet. Apenas asuman el cargo, deberán integrarse a las tareas electorales, pues en mes y medio inicia el Proceso Electoral Federal 2020-2021.

La designación se retrasó tres meses, primero por la emergencia sanitaria y luego por reclamos debido a la inclusión de perfiles “hostiles a la Cuarta Transformación”, así como desacuerdos en los nombres, pero los líderes parlamentarios que integran la Junta de Coordinación Política (Jucopo), votaron unánimemente por los cuatro nuevos funcionarios electorales.

Para lograrlo, los diputados tuvieron que echar mano del “reloj legislativo” durante casi 13 horas, pues el plazo legal para que la Jucopo acordara los cuatro nombres venció el martes, y se concretó hasta el miércoles por la tarde.

Leyendo las semblanzas curriculares de los nuevos consejeros del INE, encontramos que la mayoría tiene una formación en pro de los derechos humanos, son perfiles meramente académicos, algunos con participación política y otro con trayectoria en la carrera electoral, así que va a ser interesante el debate que puedan generar al interior de este organismo.

Son muchos problemas por los que atraviesa el INE, más allá del juego de vencidas con la 4T, deben enfocare no solamente en los procesos que se avecinan sino en poner orden al interior por los casos de nepotismo en el servicio profesional electoral; las burocracias doradas y las mafias que se conformaron en su interior y que se han propagado hacia los OPLE.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios