🖊Opinión | Pero no queremos entender…

Ya lo vislumbrábamos, la forma irresponsable con que los ciudadanos han querido enfrentar la crisis de la propagación del Coronavirus, ha causado que hoy nuevamente estemos en semáforo rojo, es decir que Durango es una zona de peligro de contagio del letal virus; nos importa un comino usar el cubrebocas, el cual lo mantenemos a resguardo mientras no sea necesario hasta que los negocios que visitemos nos lo requieran.

Esta terquedad nos ha llevado, como entidad, a que seamos considerados como ciudadanos negligentes, que desprecia los cuidados que debemos cumplir para protegernos del contagio del virus; de ser una sociedad, que por años ha estado acostumbrada a vivir en sumisión y que hemos dejado que las cosas sucedan, sin decir nada, con nuestro silencio, hemos demostrado también nuestro egoísmo, esa reflexión timorata: mientras a mí no me pase nada, lo demás que ruede. Así nos ha ido, con gobernantes ladrones, ambiciosos que han dejado las arcas de la entidad vacías. Confirmándose la sentencia, aquí no pasa nada.

El gobierno de Aispuro Torres, ha venido cambiando la forma de gobernar, más cercano a la gente, y nos ha demostrado que se puede hacer mucho optimizando el gasto público, y sobre todo, nos ha mostrado con su ejemplo cómo debemos enfrentar esta pandemia para no ser contagiados, pero además, hay que subrayarlo, el gobierno Federal no ha mostrado el menor interés por Durango durante el tiempo que lleva esta crisis sanitaria y económica, pues indudablemente, los efectos dañinos ahí están es una realidad.

Debemos modificar nuestro comportamiento si queremos estar sanos, debemos poner el ejemplo en nuestros hogares e invitar a nuestros seres queridos a cumplir con las medidas sanitarias, esto es impostergable si no queremos ser parte de la estadística de los muertos; debemos pues, comprender que el peligro nos acecha y con él, la muerte, ahora más que nunca, todo depende de nosotros a nadie podemos culpar, deseamos pues, que cada uno piense primero y no se vaya a repentir después, y diga: pensar que pude y no lo hice y reflexione que el hubiera no existe.

Las decisiones del Gobernador han sido acertadas y eso nadie lo debe poner en duda. Toma cada día mayor fuerza la necesidad de realizar una revisión al Convenio de Coordinación Fiscal que las entidades tienen con la Federación, pues es inequitativo, injusto y ya es obsoleto en estos tiempos.

En cuanto a los gomezpalatinos hay que señalar la inconformidad que día con día manifiestan en cuanto a la gestión de la señora Vitela al frente del cabildo: la ineficiencia, la corrupción, el nepotismo, son manifiestos. Llegó arropada por un grupo de morenistas que la apoyaron y ahora están cobrando sus favores, así que no esperen los ciudadanos a que esto mejore.

En cuanto a la capital, Jorge Salum hace su mejor esfuerzo, aunque se aprecia que muchos servidores al parecer siguen estando en vacaciones, mientras la ciudad ahora con la lluvias se han multiplicado los baches, se dijo que iban a utilizar nuevas técnicas para el bacheo, ojalá se pongan la pila; hace se dijo que cientos de toneladas de basura se habían desalojado de las alcantarillas y se hizo un llamado a los ciudadanos a no tirar más basura, pero también debemos reflexionar, ¿qué tanto ayuda la recolección de basura que los pepenadores y recolectores de basura de los carritos ayuda?, pues su ausencia es notoria, nada más falta que nos digan que están comisionados con la lideresa, lo cual sería una desfachatez; el resto de las áreas debe aparecer. En general la presencia del municipio debe tomar su espacio que le corresponde en la sociedad.

Mientras tanto, el Presidente sigue hablando optimistamente de otro país, él está en otra frecuencia, consecuentemente, en otra realidad y no quiere ver la verdad de su entorno, de su país, que es el que gobierna. Sigue hablando de los demás y de los anteriores gobiernos, siempre descalificando o acusando y dándonos a entender que ellos son los malos y él es el bueno, pero es el gobernante en turno que busca un lugar en la historia y claro que lo logrará, pues pasará a la historia como el gobernante con más necedades que aciertos e inversiones sin sustento viable. Ahora la detención del “Marro”, se quiere endosar como un triunfo para los mexicanos, eso es demagogia, es obligación Constitucional que los gobiernos brinden seguridad a las personas, su patrimonio y brindarles los servicios de salud.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com

Twitter: jparreolatorres

Blog: Juan Pablo Arreola Torres

Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Puedes comentar con Facebook