馃枈Opini贸n | 驴Que el PRI y el PAN qu茅?

Si el debate p煤blico de finales del siglo XX fue la Democracia, a principios del XXI est谩 siendo la Corrupci贸n y era de esperarse, ya que se hizo imposible seguir evadiendo ese tema ante el cinismo e impunidad de los pol铆ticos; nunca, como en los 煤ltimos sexenios se generaliz贸 tanto el saqueo al erario a trav茅s de la contrataci贸n de obra p煤blica y la adquisici贸n de bienes y servicios.

Los grupos de inter茅s que hacen negocios con el gobierno y desde el gobierno se multiplicaron en municipios, entidades y en la administraci贸n federal, la f贸rmula es muy sencilla, unos ocupan los cargos p煤blicos que les permite tener el control de las compras y adquisiciones gubernamentales y los otros manejan las empresas que son beneficiarias de los contratos de construcci贸n y proveedur铆a; debido a esto, las administraciones p煤blicas se han convertido en las f谩bricas m谩s competitivas de nuevos ricos.

Las contralor铆as nunca han servido para nada, las legislaturas son muy complacientes junto con las auditor铆as superiores y los sistemas anti corrupci贸n siguen siendo lo mismo que cuando fueron ideados por el equipo de Pe帽a Nieto para desviar la atenci贸n del esc谩ndalo de la 鈥淐asa Blanca鈥; un simple distractor.

La corrupci贸n ha mutado, se ha diversificado y cada vez es m谩s sofisticada; las comisiones que se cobran por el manejo y ejercicio del presupuesto son mucho m谩s elevadas que las que aplicar铆an los banqueros o los agiotistas m谩s voraces; posiblemente por esta situaci贸n los cargos p煤blicos cada vez son disputados con menos pol铆tica y m谩s barbarie.

El PRI y el PAN son los partidos m谩s corruptos de las 煤ltimas d茅cadas, incluso el PRD les queda corto; construyeron un sistema de corrupci贸n, complicidades e impunidad que sigue funcionando; gran parte de las piezas de esas estructuras a煤n est谩n en cargos p煤blicos estrat茅gicos en todos los niveles de gobierno, en los partidos pol铆ticos, en los 贸rganos aut贸nomos y en los tres poderes.

Si bien es cierto la corrupci贸n est谩 en todas partes, los pol铆ticos gradualmente la fueron centralizando, controlando y disfrutando sin que en la gran mayor铆a de los casos enfrenten consecuencias jur铆dicas por sus acciones debido a los pactos de impunidad que siguen prevaleciendo.

Cuando los dirigentes del PRI, PAN y PRD afirman que est谩n sosteniendo conversaciones para eventualmente registrar una coalici贸n electoral y enfrentar a L贸pez Obrador y a sus aliados en las elecciones legislativas y de 15 gubernaturas que se realizar谩n en 2021; lo 煤nico que se pudiera pensar es que a esa ecuaci贸n solo le faltar铆a el PVEM y el PT para que formen un frente com煤n todos los partidos m谩s corruptos y par谩sitos del sistema pol铆tico mexicano.

Una alianza como la que pretenden hacer el PRI, PAN y PRD, m谩s que una propuesta electoral parece una asociaci贸n delictuosa; ser铆a una suma de desprestigios y debilidades que sin lugar a dudas horrorizar铆an a la mayor铆a a un electorado cada vez m谩s informado, demandante y hasta vengativo. El voto es un acto emocional no un proceso mental, eso a veces que se les olvida a los pol铆ticos y a sus consultores.

Si bien es cierto Morena a dos a帽os del triunfo ha estado dentro de un marasmo de errores y aciertos relativos como resultado de haber postulado cuadros improvisados y sin formaci贸n pol铆tica que terminaron ganando las elecciones por el efecto AMLO, a煤n as铆, los desacreditados partidos opositores dif铆cilmente podr谩n ganarle la mayor铆a en la C谩mara de Diputados a L贸pez Obrador, en primer t茅rmino porque el partido del presidente y sus aliados ahora s铆 tienen la oportunidad de buscar candidatos m谩s presentables y consistentes y adem谩s porque el sentimiento anticorrupci贸n del electorado sigue estando muy fuerte, por eso se dio la alternancia en la Presidencia de la Rep煤blica y se ha venido dando en gran parte de las gubernaturas y de los ayuntamientos.

@ernestoescobosa

Puedes comentar con Facebook