馃枈Opini贸n | Se garantice el estado de derecho y respeten los derechos humanos

Hay temas que se deben seguir discutiendo y escuchar todas las voces, ahora que se puede. Recuerdo que antes la piel de los pol铆ticos era por dem谩s suave ytersa, intolerantes a las m谩s m铆nima critica. Ahora a煤n quedan resabios de ese comportamiento amedrentador, intolerante e ignorante.

Ciertamente la atenci贸n social est谩 en torno los avances y retrocesos de la pandemia, unos vali茅ndose de ella para pegar a la mala, como Coparmex ,que se rumorea est谩 detr谩s de que se suspenda la informaci贸n diaria del subsecretario de salud Garc铆a Gattel.

Por cierto, nunca antes el pueblo de M茅xico hab铆a estado tan informado, con ello todos salimos ganado, los que creemos en la informaci贸n porque tenemos un panorama claro de lo que sucede, y quienes no est谩n de acuerdo, con buena o mala fe, hacen uso de su r茅plica, cr铆tica o desacuerdo. Por cierto, muy pocas veces argumentada de manera s贸lida. Los ex presidentes ten铆an fobia a los medios de comunicaci贸n, y los medios tradicionales los aplaud铆an, verdadera paradoja comunicacional, hoy se dej贸 atr谩s no solo el pr谩ctico veto a la informaci贸n de frente, sino a la relaci贸n perversa que hab铆a entre los comunicadores funcionales y el gobierno.

Es bueno hacer algunas reflexiones en relaci贸n a que el ej茅rcito contin煤e combatiendo a la delincuencia organizada. Lo estaba haciendo desde el 2006. Los tradicionales generadores de opini贸n que un d铆a s铆 y el otro tambi茅n hoy pegan al gobierno federal, ponen el grito en el cielo, los mismos que no lo pusieron en el modelo pol铆tico pasado.

Organismos internacionales est谩n en desacuerdo con que se utilice al ej茅rcito en cuestiones de seguridad interna, tenemos entendido que hay tratados internacionales suscritos por nuestro pa铆s sobre el tema.

El ex presidente Felipe Calder贸n rompi贸 las reglas del juego y se pas贸 por el arco del triunfo convenios y tratados y lanz贸 al ej茅rcito a una guerra que fracas贸. El crimen organizado creci贸, se hizo m谩s violento, hubo m谩s desgracias humanas y se justific贸 con una docena de capturas que resultaron ser solo medi谩ticas y de auto justificaci贸n.

Las objeciones que hay para utilizar al ej茅rcito en cuestiones de seguridad son ciertas y v谩lidas en condiciones normales, pero nuestro pa铆s no las tiene. Los grupos organizados de la delincuencia crecieron y se modificaron en las narices del gobierno en el que estaba gente como Genaro Garc铆a y muchos m谩s metidos hasta el cuello. Felipe Calder贸n est谩 se帽alado de manera muy directa hasta en la introducci贸n de armas ilegales a M茅xico.

As铆 se recibe un pa铆s, con una debilidad terrible en materia de seguridad, con los diferentes grupos de seguridad infiltrados. El Presidente L贸pez Obrador intenta crear una polic铆a diferente, la llamada 鈥淕uardia Nacional鈥, desde nuestro punto de vista no ha dado resultado y la violencia crece, las v铆ctimas aumentan y la sociedad bajo zozobra.

Lo 煤nico que queda confiable para que disminuya la ola de terror es el Ej茅rcito y la Marina. Es curioso como comunicadores conocidos por sus adicciones levantan su voz llena de nerviosismo, incluso varios empresarios. Pol铆ticos del viejo modelo pocos, porque est谩n en sus madrigueras, no salen ni a que les de el sol.

Sin embargo, las reglas del juego para que el ej茅rcito tenga m谩s intervenci贸n en el combate a la inseguridad deben ser claras, el respeto los derechos humanos y al estado de derecho debe garantizarse.

No se deben repetir historias como la familia asesinada en Culiac谩n, los fusilados en Tlatlaya, la posible participaci贸n de elementos del Ej茅rcito en la desaparici贸n de los estudiantes normalistas, el asesinato de los j贸venes en el campus Tec de Monterrey, ni los llamados enfrentamientos en los que llegaron a morir hasta doce presuntos delincuentes y solo un soldadoherido, lo que motiv贸 muchas sospechas. Si esto no se repite y hay respeto a la vida y seguridad de las personas. Cualquier intento por pacificar el pa铆s y bajar los 铆ndices de violencia es v谩lido. O no.

Puedes comentar con Facebook