ūüĖäOpini√≥n | ¬°Uf, qu√© dolor!

-Oye we ¬ŅQu√© es lo m√°s chusco, lo m√°s vergonzoso o lo m√°s doloroso que te ha pasado por un tel√©fono? -. ¬°Uy mi Alter! Pues bastantes cosas que ni te imaginas. ‚Äď Pues no me las imagino, por qu√© no me cuentas una o unas, s√≥lo para que se me olvide -. Me late mi estimado Pelafust√°n, sirve que dejamos un rato de lado del tema del Coronavirus‚Ķ;¬† – venga mi cabeza de bombilla -.

Pues mira hace muchos a√Īos‚Ķ; – c√≥mo cu√°ntos‚Ķ -; no comiences a interrumpir, porque mira que tengo muchas cosas atrasadas qu√© hacer y no quiero perder tiempo con tus interrupciones; sin embargo te dir√© que hace poco m√°s de 20 a√Īos.

Fue un a√Īo en que acababa de presentar mi examen para obtener el primer Dan‚Ķ; – ¬ŅEl primer Dan‚Ķ Onino?…-; ah√≠ te ves Mequetrefe, contigo nunca se puede hablar sin que est√©s interrumpiendo‚Ķ; – no we, no te enojes; es que siempre me hablas como si tuvi√©ramos el mismo nivel sociocultural, pinche pel√≥n‚Ķ-; pues deber√≠as y si no lo haces, verg√ľenza deber√≠a darte porque las oportunidades te las he brindado para que no seas‚Ķ; – eso lo ser√°s t√ļ we‚Ķ-; insisto, cuando el que por su gusto es‚Ķ; – ya √°ndale, luego me das clases de refranes; expl√≠came que es eso de Dan -.

El Dan es el grado que se obtiene cuando, en el arte marcial del Karate – Do, te haces merecedor de la Cinta Negra; conf√≥rmate con saber eso, porque me podr√≠a tardar a√Īos platic√°ndote sobre ese apasionante tema.

Te dec√≠a que present√© mi examen para poder recibir mi Cinta Negra y, en ese entonces, pues mis carnales‚Ķ; – los adoptados‚Ķ-; √ļltima vez que me interrumpes‚Ķ; – s√≠guele, no seas chill√≥n, hasta pareces a cierto personaje ma√Īanero, al que le encantaba estar friegue y friegue a sus antecesores y ahora que lo friegan a √©l, anda lloriqueando -.

Prosigo. Mis hermanas, principalmente las mujeres, organizaron un peque√Īo convivio unos meses despu√©s para juntar ese momento tan inolvidable despu√©s de haber recorrido 10 Kyu¬īs, y no te voy a explicar nada Harag√°n. Despu√©s de haber logrado lo que tanto sudor, lagrimas, sangre, lesiones y de m√°s, pues si te voy a decir sin negarlo, pues le da a uno por farolear un poco, pero pues nada que no haya hecho nadie a esa edad.

Resulta que en llegando el d√≠a previsto para el guateque, andaba con unos amigos consiguiendo algunas cosas que se requer√≠an y, en el camino, pues se nos atravesaron unas muchachonas con las que comenzamos a cotorrear mientras hac√≠amos unas compras en una tienda de autoservicio y ya sabes, en bola, hombres y mujeres, se pierde la dimensi√≥n de lo real y lo irreal; sobre todo uno de mis, entonces amigos, era medio fantasiosos; as√≠ que pues nos convertimos en Superman, Batman y Rob√≠n y todo lo que se le pareciera. ‚Äď No manches we ¬Ņneta? -; Simona la Heroica. Y pues ya te imaginar√°s. En ese entonces, no hab√≠a mucho el tema de los celulares, as√≠ que intercambiamos tel√©fonos y pues cada quien por su lado. Debo decir que una de ellas iba, como dec√≠a Chava Flores, ‚Äúcon sus mejores garritas‚ÄĚ al igual que nosotros.

Para no hacerte el cuento largo, nosotros todav√≠a fuimos a varias partes y, para¬† cuando regresamos, cu√°l va siendo la sorpresa de que esa peque√Īa muchachita se encontraba en la celebraci√≥n; obviamente despu√©s de recordar todas las historias ‚Äúfant√°sticas‚ÄĚ que mis amigos se pusieron a contar, y m√°s cuando¬† ‚Äúnos la presentaron‚ÄĚ, pues me dio una verg√ľenza que parec√≠a era la de todos los que estuvimos cotorreando con aquellas muchachonas y creo que ha sido una de las verg√ľenzas que me dejaron una gran ense√Īanza. – ¬°Ah s√≠ we! ¬ŅCu√°l fue? -. Pues no andar con ‚Äúcotorreadas‚ÄĚ para conseguir un n√ļmero de tel√©fono porque no sabe uno a qui√©n se cotorrea.

Y t√ļ, qu√© es lo m√°s vergonzoso, doloroso o cotorro que te ha pasado por un tel√©fono. ‚Äď No manches we, pues t√ļ siempre me andas platicando cosas del a√Īo del caldo, adem√°s de que eres bien chorero; a m√≠ me acaba de pasar en la ma√Īana que me mandaste a pagar tu mendigo recibo‚Ķ-; jajaja ¬ŅQu√© te pas√≥ animal?…-; pues iba yo caminando por la calle de Ju√°rez, en eso me lleg√≥ un mensaje por el ‚Äúguast‚ÄĚ y me puse a revisarlo y a responder, de repente ¬°Zas! La vista se me nubl√≥, perd√≠ la respiraci√≥n y sent√≠ una sensaci√≥n de perder las esperanzas de tener descendencia‚Ķ-; jajaja no manches, te ca√≠ste o que pas√≥ ya dime‚Ķ-; no te r√≠as pinche pel√≥n, pues por ir distra√≠do no me di cuenta que sobre esa calle hay un mendigo poste que tiene un tensor de esos que van instalados a la banqueta y que forman un triangulo entre el poste el piso y el alambre de acero y me pegu√© en los hu‚Ķ-; jajajaja eso s√≠ que es vergonzoso, cotorro y doloroso, todo junto Harag√°n. ‚Äď Por qu√© no me dejas terminar de decir en donde me pegu√©‚Ķ-; jajaja porque ya se nos acab√≥ el espacio, v√°monos. ‚Äď D√≥nde puedo poner una demanda por esas armas tan letales we -. Ya v√°monos, no exageres. – ¬°Ah! Crees que exagero, nom√°s que te descuides te voy a dar una patada‚Ķ-.

Puedes comentar con Facebook