馃枈Opini贸n | Una apuesta arriesgada

Con la ausencia del Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, se encontraron por primera vez, Andr茅s Manuel L贸pez Obrador y Donald Trump, la intenci贸n de esta reuni贸n es celebrar la entrada en vigor del T-MEC, aunque para muchos analistas es un pretexto de Trump para mandarle un mensaje de cercan铆a a las comunidades mexicanas que tendr谩n un peso espec铆fico en sus posibilidades de reelegirse.

La agenda no parece muy sustanciosa, solo contempla un breve encuentro privado entre los dos presidentes, ayer L贸pez Obrador empez贸 su jornada en Washington depositando una ofrenda floral en el monumento a Lincoln y posteriormente en una estatua dedicada a Benito Ju谩rez que fue donada por el gobierno mexicano hace algunos a帽os.

Por la tarde se dieron los saludos protocolarios, la presentaci贸n de la delegaci贸n mexicana, la firma del libro de invitados, la reuni贸n entre ambos mandatarios y posteriormente el encuentro entre las dos comitivas, las cuales tienen un perfil muy enfocado a los temas econ贸micos y comerciales; en consecuencia, dif铆cilmente se pudo hablar de asuntos migratorios y de seguridad.

En poco m谩s de dos a帽os en la presidencia este es el primer viaje que AMLO realiza al extranjero y no queda muy claro cu谩les ser谩n los beneficios de este acercamiento, m谩s all谩 de la celebraci贸n del nuevo tratado comercial en el cual cambiaron las condiciones que se ten铆an en el antiguo TLC.

Es evidente que Trump siente una gran simpat铆a por L贸pez Obrador, pero la historia nos ha mostrado que ese factor no es determinante para que se equilibren las cosas en la relaci贸n bilateral, en la cual Estados Unidos siempre ha tenido la ventaja y la facultad, no escrita, de modificar las reglas en la v铆a de los hechos.

Negar la dependencia de M茅xico hacia Estados Unidos es ingenuo, buena parte de la econom铆a depende de ellos y las pol铆ticas migratorias y de lucha contra la delincuencia organizada ellos las dise帽an y las aplican sin consultarlas con el gobierno mexicano; es una relaci贸n muy desproporcionada y desigual en la que las necesidades de uno y de otro no son valoradas de la misma manera.

La polarizaci贸n pol铆tica estadounidense causada por las elecciones propici贸 que los dem贸cratas no vieran bien la visita de L贸pez Obrador, ya que consideran que de esta manera Trump se beneficia como cuando fue invitado a 鈥淟os Pinos鈥 en su primera candidatura.

Trump y los republicanos tienen muchas posibilidades de retener la Casa Blanca, con todo y que actualmente vaya abajo en las encuestas, por la sencilla raz贸n que hasta antes de la pandemia demostr贸 que sabe c贸mo robustecer la econom铆a a buenos niveles de bienestar, situaci贸n que no viv铆an los estadounidenses desde la crisis inmobiliaria de 2008.

Trudeau no quiso arriesgarse y prefiri贸 no asistir porque sabe que los dem贸cratas tienen algunas posibilidades de ganarle a Trump por su manejo err谩tico de la pandemia y es evidente que prefiri贸 enviar un mensaje de neutralidad; en noviembre veremos si L贸pez Obrador gana o pierde la arriesgada apuesta pol铆tica que hizo en su primera visita al exterior.

@ernestoescobosa

Puedes comentar con Facebook