🖊Opinión | Virtualidad

-Oye we, has visto que con esto del Coronavirus se han dejado de hacer muchas cosas que anteriormente se hacían bien fregonas…-; sí mi Alter, bastantes cosas se han venido a modificar, no sé sí para bien o para mal; pero han sido muchos cambios.

– Yo me llegué a imaginar que los niños algún día tendrían que tomar sus clases como lo han estado haciendo; pero nunca me imaginé que algún día sus graduaciones terminaran como se ha visto últimamente…-; ya sé Mequetrefe, pobres, además de ya no haber vuelto a ver a sus compañeritos de salón, después de no haber convivido con sus amigos por estar encerrados en sus casas, pues ahora han tenido que conformarse con su graduación, muy a la moda de la pandemia.

– Sí. Sí vi varios desfiles de carros llenos de globos de colores, con pintas en los cristales, y con las criaturas asomándose por las ventanas o por los quemacocos solamente; como si fuera un desfile de carros alegóricos; hasta cuando los vi, pensé que se les había retrasado el certamen del Rey y la Reina de la primavera, pero no… Era su desfile para festejar haber concluido con sus estudios, ya sean de primaria, secundaria o de prepa -. Pues sí, ha sido algo de verdad muy extraño. Concluir sus estudios de algún nivel, para pasar a otro, siempre ha sido motivo de alegría; han sido instantes para convivir con tus compañeros y maestros…; – oye cabeza de bombilla, y Tú qué hacías cuando te graduabas…-; no mi Alter, yo creo que para mí siempre ha habido Coronavirus. Nunca he sido muy afecto a las fiestas…; – ¿Neta we?…-; Simona la Serena…; – y entonces qué hacías -.

Pues como siempre fui muy especial…; – mamón, dicen las malas lenguas y hasta tus hermanastros lo afirman…-; como quieras llamarle Parásito. Siempre fui muy especial para socializar con la gente; me desespero muy fácilmente al estar en lugares muy concurridos y en los que tengo que interactuar con la gente…; – pues yo te he visto en la Feria we, que por cierto este año no tendremos…-; y qué parte de no me gusta interactuar con la gente no entendiste Haragán. En la Feria no interactuó con la gente, sólo con mi Mandamás wey…; – ya aliviánate, fue un comentario inocente…-; inocente mis narices, ya pareces Cacapet, que no entiende lo que se le dice mendigo Sátrapa…; – ¡Ah! ¿Ya nos vamos a llevar culei?…-; ya déjame continuar.

Recuerdo que cuando salí de la primaria, pues fue una reunioncita muy austera…; – desde entonces gobernaba “ya sabes quién”…-; ¿vas a seguir con tus tonterías?…; – síguele pues -. Te decía que fue una reunión muy sencilla. En esos años, los chavos no estábamos tan adelantados como en estos tiempos. Creo que todavía para amenizar la comida que se hizo después de ir al templo a dar gracias, nos pusieron canciones de Cri Cri; de Cepillín, el Payasito de la tele y hasta de Heidi, La niña de los Alpes…; – jajaja no manches we, ahora les pones eso y te mandan derechito a chi…-; bájale a tu fiestecita, mendigo Pelafustán.

Y  recuerdo que al terminar la secundaria, mis Jefecitos casi me llevaron a rastras. Yo me conformaba con terminar y no volver a ver a nadie, y mucho menos me interesaba estar en donde había maestros que se portaron muy gandallas conmigo…; – como el de los gises… -; Simona la Manchada. Pero recuerdo que mi Jefecito pues hizo el esfuerzo para pagar los boletos de la cena-baile de graduación y pues no podía fallarle. – O sea que te la pasaste bien curro we…-; nel, no te creas. Recuerdo que en ese tipo de eventos siempre dan alimentos muy sicodélicos, que crema de esto o de aquello, lomo de no sé qué, y que comidas en tiempos y esas cosas nunca me han gustado; prefiero un buen tacuche de frijoles con queso, y trago en primera y sin reversa, que tiempos ni que tiempos; luego. Pues en ese entonces además de ser muy especial, tenía, dos pies izquierdos y ni para bailar me sirvió la graduación; así que mis jefecitos optaron por salirnos temprano del guateque puberto.

Y ya en la prepa y en la universidad, a pesar de que ya había cambiado un poco, pues tampoco asistí a ninguna graduación, la neta lo que quería era ya desafanarme de todos los que me rodeaban…; – ya ves como sí eres muy mamón…-; te vale we, te pido algo a ti, no verdad, entonces yo puedo ser como quiera; aunque te diré que sí se me partió el alma, ver un mensaje de mi sobrinito que acaba de salir de la primaria, con una imagen de su camiseta que dice “El Coronavirus arruino mi graduación”; y sentí feo porque te repito, los tiempos han cambiado y sé que ahora, para ellos, les es de gran importancia festejar sus logros. Así que si conoces a alguien que pase por estas circunstancias, no debes burlarte, porque para ellos es enfrentar un duelo, como el de quien pierde algo preciado.

– Oye we, pues creo que yo me iré adaptando a todo lo que venga después del Coronavirus; a lo único que no me adaptaré, es que, así como les hicieron su ceremonia de graduación virtual a los chavos, a mi me vayan a entregar mis tres órdenes de tacuches de triplay de manera virtual -. Idiota, ya vámonos. – Qué we, eso me preocupa -.

Puedes comentar con Facebook