馃枈Opini贸n | 驴Y d贸nde est谩 el alcalde?

Sin estrategia, sin rumbo y con una notoria carencia de sensibilidad, nada de muertito el gobierno municipal de Durango.

Hace tiempo que algunas voces en el ayuntamiento local se han elevado para se帽alar errores o defectos, excesos o faltas; y aunque dichas voces no han merecido mayor atenci贸n por ser notoriamente oportunistas, mal intencionadas y frecuentemente infundadas, la alcald铆a no ha tenido la capacidad de responder, de defender, de posicionar sus temas o sus respuestas.

Para algunos no era claro si la abulia y la apat铆a de la autoridad municipal duranguense eran propias de funcionarios incapaces o si ellos son solo el reflejo de un equipo sin liderazgo.

El ya emblem谩tico incidente de la ciclov铆a en calle Laureano Roncal es ilustrativo de c贸mo funcionan el Ayuntamiento y el gobierno capitalinos. Una buena idea que se planea mal y se ejecuta peor. As铆 muchas otras decisiones, acciones y trabajos.

En aquel proyecto nunca se pudo justificar, no se mostr贸 en caso de que se tuviera, el proyecto, las argumentaciones, las mediciones, el impacto. Nunca se tuvo la capacidad de comunicar las razones, las proyecciones, ni siquiera las expectativas en los efectos social, ambiental, de movilidad o de beneficios; nada. As铆 en muchas otras materias del quehacer municipal.

De pronto un d铆a se anuncia la obra, se contrata y comienza a ejecutarse, sin la menor socializaci贸n, sin un poco de tacto con los vecinos, sin un mensaje que contrarrestara la imagen de autoritarismo que se estaba generando. As铆 en otros rubros del gobierno municipal.

Y cuando vinieron las inconformidades, las reacciones lentas o inoportunas, el intento de hacer lo que no se hizo previamente en socializar y todav铆a mal hecho, palos de ciego; permitir el estacionamiento, prohibirlo, poner cajones junto a la ciclov铆a, quitarlos, ofrecer salidas a las cocheras de los vecinos, cambiar a uno solo sentido la circulaci贸n, m谩s palos de ciego. Y del mismo modo, otras decisiones y otros asuntos que se atienden en el municipio.

Vinieron los oportunistas, los que vieron la oportunidad de pegarle al alcalde o a su partido y鈥 en tales circunstancias no les result贸 nada complicado. Les estaban poniendo en charola de plata las condiciones para generar rechazo. Lo lograron, la obra fue motivo de discordia. Y aunque parezca dif铆cil, esto se replica en otros asuntos.

Fue necesario que un proceso legal resolviera, que la autoridad judicial interviniera porque la autoridad municipal no pudo.

Hoy la ciclov铆a es usada por uno o dos ciclistas muy de vez en cuando, porque ni siquiera los elementos de la polic铆a la usan, porque luego de instalada o pintada parece que se olvid贸. Ya no hubo inter茅s, motivaci贸n, comunicaci贸n, promoci贸n, nada que invite a los ciudadanos a usarla. As铆 las cosas鈥 as铆 el gobierno municipal.

En un esquema similar se pueden analizar otras acciones, otras obras y el resultado es el mismo. La alcald铆a no puede.

Como en los viejos tiempos del priismo, cada vez se ve m谩s necesario que el gobierno estatal acuda al rescate, en lo administrativo, en lo operativo, en la comunicaci贸n, en la atenci贸n a los ciudadanos鈥 en la gobernabilidad.

驴Y donde est谩 Salum? es la pregunta que muchos se hacen; qu茅 pas贸 con el hombre que proyectaba seriedad, esperanza, capacidad, proyectos, intenciones y otras buenas cualidades.

Se extra帽a la cercan铆a de aquel candidato que pod铆a pasar horas asole谩ndose en un crucero, que la merec铆a tanto, la busc贸 tanto鈥 para esto.

Twitter: @MCervantesM

Puedes comentar con Facebook
Anuncios