🖋️ Opinión | ¡¡A las armas mis valientes!!

El expresidente Felipe Calderón participó junto a otros actores de la derecha latinoamericana, en un panel en línea para opinar sobre temas políticos coyunturales. El ex presidente de México hizo un pronunciamiento sorprendente y sorpresivo, dijo, palabras más, palabras menos, que los mandatarios que se quieren eternizar en el poder, como en Argentina y México, deberían ser derrocados por las armas. Dijo sentirse emocionado al hacer este planteamiento.

La reflexión es bastante delicada, no puede ni debe dejarse pasar por alto. Llamar a la confrontación entre mexicanos, y entre ciudadanos de otros países del continente como Venezuela; pronunciarse porque se maten para apoderarse del poder, es uno de los planteamientos fascistas más graves que un expresidente haya pronunciado en los gobiernos post revolucionarios.

Refleja el deseo de la extrema derecha de lanzar a la muerte a los mexicanos, ante la absoluta incapacidad de convencer a la ciudadanía para que se integren a su convocatoria golpista.

No lo dijo cualquier persona, sino un expresidente, que se supone ante todo y dondequiera que esté, debe enaltecer la democrática, rechazar la violencia, y demandar la aplicación del estado de derecho. 

Felipe Calderón con su planteamiento destrozó todo, prefirió la sangre a la legalidad, la lucha fratricida a la democrática, de un brochazo pretende terminar con la paz nacional para convertir a nuestro país en un crisol de fuego y sangre, mandó al diablo no solo la historia de México, sus lecturas y enseñanzas, sino a las mismas instituciones.

No creemos que fuera solo Felipe Calderón el que hablaba, es toda una tendencia al interior de la extrema derecha, pudo haber anunciado la pronta aparición de guardias blancas que aterroricen a la ciudadanía, que activen el terrorismo, la persecución de gentes democráticas y su asesinato.

Pudo haber destapado una alianza de la derecha con el terrorismo delictivo, el que diariamente mata, siembra pánico, lo que formaría parte del proyecto desestabilizador y golpistas. El planteamiento de Felipe Calderón no es un juego, tampoco es un desliz, es algo que piensan, quieren y quizá ya ejecute la ultra derecha.

No compartimos la opinión del presidente López Obrador de que Calderón está muy nervioso, más bien está desesperado y profundamente frustrado. Desesperado porque sabe que la derecha no puede avanzar lo más mínimo al interior de la sociedad, pero sabe también que los participantes en las caravanas de carros, no van a empuñar una metralleta para derrocar un gobierno legítimo, quieren a la gente de abajo, quieren a los pobres que mueran por ellos y muy campantes, sobre sus cadáveres, apropiarse del poder político y económico.

También Felipe Calderón anuncia su derrota y la de los suyos, el rechazo social es contundente, miles de bots diarios, manejo de información falsa, compra de columnistas, repetir la calumnia y diatriba contra el gobierno y el presidente como método golpista, ha fracasado rotundamente.

Felipe Calderón está temblando y no precisamente por la resaca, sino porque ya otros dos altos mandos de “su” policía federal, tienen orden de aprehensión en Estados Unidos, como probables responsables de haber recibido dinero del crimen organizado a cambio de protegerlos y darles todo tipo de pitazos, el presidente sabe que pudiera estar en esa polla, con  la posibilidad de ir a prisión, O no.

Puedes comentar con Facebook