🖋️ Opinión | Aves y simios

Somos más aves que simios. Salimos de un huevo para pasar al nido de nuestra madre. Nos avientan al abismo en este mundo despiadado sin saber si vamos a poder abrir bien nuestras alas. Cuantos amigos no hemos visto apachurrados en el suelo, quedaron ahí. Saltan por sí mismos. Otros nada más nacen sin alas… Otros se las cortan y las ponen bajo tierra. El punto es: más aves que simios. Si no lo somos, alguien explíqueme las visiones que tengo en mi cabeza; de lugares remotos, vistos desde arriba. Quizás viajamos con los libros o en la televisión, pero volar realmente significa para adentro. Migramos igual que aves por continentes distintos: el amor, la reflexión, la locura.

¿Sabías que los periquitos escogen una pareja y deciden pasar el resto de su vida juntos? Algunos mueren de tristeza si se separan de su amor: dicen que el corazón se les rompe en pedacitos. Yo conozco muchos que son más pájaro que gorila. También conozco muchos que morimos así: con la estaca de hielo clavada en el pecho. ¿Sabes cómo las guacamayas repiten por costumbre? Yo si he dicho cosas sin pensar como guacamayo, hasta traigo la lengua negra. No me digas que tu no.

Mucha gente la veo volando: corriendo, en la bici, el camión. Todo es metafórico. El aire que nos arrastra es el que deja nuestra vida al escurrirse por el tiempo. Quisiera poder decir que la corriente es positiva; me temo que viene pútrida e infausta. Se huele dictadura en el aire: la verdad ya es tarde para cambiar algo. Si puede huir de su nido: huya. Hace dos años dejó de ser el lugar que era. Si no puede huir todavía queda una opción. No es la más atrevida ni creo que algo cambie, pero si ya refutamos a los naturalistas y dejamos en claro al reino al que pertenecemos unamos nuestros silbidos usted y yo en lo que el tiempo nos muestra otra cara. No me diga que tiene algo que perder ¿a quién engaña? Si lo hemos perdido todo.

Cantemos como los pajaritos: bien temprano y duro y dale. De la belleza hablaré luego: solo diré una cosa: me parece subjetiva. Como Rodríguez escribiendo “playa Girón” hoy pregunto, compañeros de vuelo, considerando lo ocurrido, ¿qué teoría estética engloba mejor la masacre? ¿Qué debe escribir el pueblo para hacer que el horror se detenga? No decimos nombres porque somos más aves que simios, volando alto lejos de su vanidad; por más que grites nadie nos escucha. Algunos piensan <<sólo es=”” un=”” pájaro.=””>> Otros dicen <> ¿Y el dolor? ¿Ese dónde nació? Lo han dicho muchos poetas, filósofos, psicoanalistas, hasta teólogos: nacemos heridos, nacemos con un hueco en el pecho, nacemos con algo que nos hace falta. Un francés dijo de una manera exquisita. << Lo que nos falta es una letra, la letra “a”. Lo terrible está en que nunca la conseguiremos.>>

Tal vez sea cierto. Tal vez no se pueda lavar el pecado. Tal vez nos condenaron nuestros padres. <<Del inconveniente de haber nacido escribió Cioran.>> Como olvidar a Camus <<Juzgar si la vida vale o no vale la pena de vivirla es responder a la pregunta fundamental de la filosofía.>> Quisiera aclarar que cuando Camus dice filosofía se refiere a la existencia. Esos autores son algo pesimistas. Hoy traigo una respuesta diferente. El mundo no está en decadencia por lo que dijo Mainländer <<La flor nace persiguiendo marchitarse.>> Todo está al revés por que hicimos un hueco en la tierra cuando más bien pertenecemos a los cielos infinitos. Volemos, cantemos, tal vez eso renueva el mundo. Tal vez eso al final nos salva del olvido. O nos traslada pa’otro’lao, donde volar no se considera crimen. Donde volar es algo natural.

Puedes comentar con Facebook