🖋️ Opinión | ¡Cochinos, pero no trompudos!

-Oye we…-; y ahora qué se te ofrece Alter…; – ya vámonos…-; y ¿ahora por qué? – Es que ya está lloviendo we -. No me digas que volviste a sacar mi impermeable mendigo Mequetrefe…; – no, ese ahí está en el carro con tus botas de hule mal olientes…-; cálmate pedazo de alcornoque, apestosas tus narices. Además, no ves que aún tengo trabajo que realizar. Como tú te la pasas rascando la panza, piensas que todos somos iguales ¿O qué? Si tienes tanta prisa puedes llegarle; sirve que vas preparando la cena. – Pinche cabeza de rodilla, ya me vas a hacer de agua nuevamente mis tacuches de triplay.

En fin, mientras tú terminas, déjame echar una siestecita; nada más te recuerdo que para llegar al cantón tenemos que hacer circo, maroma y teatro we; y si te atoras en las lagunas no me vayas a lloriquear que te ayude, porque no te voy a ayudar -. Sí es cierto Haragán, qué bueno que me recuerdas. Ya ves el otro día todo lo que tuve que hacer para llegar a la casa y no atorarnos en los charcos que se hacen, y terminamos “pior”…; – pues te estoy diciendo, pero siempre te gusta estarme llevando la contra -. Tienes razón, mejor ya vámonos. Continúo en la casa.

– Vaya por primera vez me haces caso. El otro día te dije que no te fueras por donde siempre te vas porque estaría enlagunado…-; se dice encharcado…; – no manches mendigo greñas locas, esos son unos charcototototes o unas lagunititititas; así que lo dejamos en lagunas ¿Recuerdas que te dije que no ibas a pasar? Pero tú ahí de necio. Hasta me recuerdas a un we que sigue terqueando que va a hacer una rifa y le vale máuser todo lo demás… Por cierto ¿no es de tu familia?…-; nel mendigo Zangano, yo soy de los López que si llegaron temprano a la repartición de cerebro.

– Bueno, y recuerdas que cuando llegamos a escaso 400 metros del cantón te dije que ni te acercaras a esa laguna, que mejor te fueras a dar vuelta por la Feria para que fuera más rápido ¿y nada que me pelaste? te sentiste allá en tu chinampa xochimilca, pero no mi amistá, aquí es Durango y estas lagunas las tienes que atravesar en carro, no en trajinera -.

Y te hice caso ¿O no? Como pude me di la vuelta, a pesar de traer a esos cafres de la “Benito” “Huizache” “Plazuela”; presionando para que avances rápido; pues como ellos traen esos armatostes, les vale gorro la inundación ¡Ah! Pero por hacerte caso ahí voy de zonzo a dar la vuelta hasta la Feria, perdiendo más de 15 minutos, por creerte que estaría menos encharcado y nada. – Yo nunca te dije que estaría mejor por ahí, te dije que fuéramos a ver si por ahí podíamos pasar; pero pues parece que tu “jaus” está salada we; porque avanzas un buen tramo, y cuando ya pensaste que la libras de los charcos sale la misma. Pero qué tal te di la idea de mejor irnos hasta la carretera a México…-; Zacatecas…; – Zacatecas ¿Qué?…-; Carretera a Zacatecas, no a México wey…; – ya no me jorobes con tus cosas -. Pues sí, sí me diste la idea y ahí voy, que no se por qué te tenía que hacer caso; porque estaba más inundado y no tuve opción y tuve que pasar poniendo en riesgo mi carrito.

– Mira pinche chillón ni te quejes que no eres el único que pasa por las de Caín, para llegar a sus casas o sus trabajos cuando nos acompañan las lluvias. Así que para la otra cómprate un helicóptero para que no pases por las lagunas; mínimo un drón, al fin que estas bien flaco y sí te anda aguantando -. Cállate mendigo traga tacos, que por tu culpa, eso no podría ser posible. – Oye we, y tú sabes por qué se inunda tanto cuando llueve…-; pues es que en la ciudad, desde su planeación, no creo que se hayan percatado del grado de afectaciones que se podrían tener con el exceso de lluvias y…; – ya vas con tus condenados choros mareadores.

Yo te voy a decir la neta del planeta al respecto pinche Tío Lucas…-; ¡Ah sí! A ver, venga sabelotodo. – Pues no necesitas ser sabelotodo para darte cuenta que hay una infinidad marranitos que no saben que la basura no se tira en la calle; que no saben que si traen un papel de alguna golosina o los “klines” con los que se limpian los mocos, o que si cambian el pañal de su chamaco, o que si se acabaron el agua o refresco, los deshechos no se tiran al suelo.

A poco no has visto cómo sale volando, lo mismo de camiones de ruta, que de taxis o vehículos particulares la basura que no entienden no debe ser tirada en la calle. No entienden que deben de traer una bolsa en sus vehículos e ir depositando su basura en ella para que, cuando lleguen a sus casas o a algún lugar en donde se pueda depositar, lo hagan.

¡Ah! Pero luego ahí andan friegue y friegue que las autoridades no hacen nada y no sé qué tanto; cuando los mayormente responsables son ellos; decía mi “agüelita”, hay que ser cochinos, pero no trompudos -.

Lamentablemente tienes razón, mi Alter…; – Simona la Marrana we. Me merezco mis tacuches ¿o no? -. Nop. – Culei. Ojalá te quedes a la mitad de esa laguna -.

Puedes comentar con Facebook