🖋️ Opinión | Cuarentena

Desde este espacio deseamos la pronta recuperación de la salud al gobernador José Aispuro Torres del contagio que tanto daño a causado a la humanidad.

Los efectos del Coronavirus ya se hicieron sentir en las esferas del gobierno de la entidad, ya afectó al Gobernador y a uno de sus secretarios, esto sucedió no a la irresponsabilidad por no protegerse o de no atender las medidas sanitarias previstas por las autoridades de Salud, sino a las actividades que el Gobernador ha desarrollado a lo largo y ancho de la entidad recorriendo los 39 municipios llevando apoyos para todos para que las diversas actividades no se suspendan. La apretada agenda de trabajo que se ha echado a cuestas ya cobró, pues tanta actividad desplegada hasta ahora, finalmente propició que contrajera el virus, él recibe los cuidados necesarios, sin embargo, no deja de trabajar, así es su carácter.

Cuatro meses y medio después el virus continúa propagándose, ahora veo con sorna las predicciones oficiales que el gobierno Federal diariamente difunde. No importa si las autoridades cambian el color del semáforo, porque como ya se sabe y se ha dicho hasta el cansancio, México está navegando a ciegas. Sus cambios no están fundamentados en el estado real de la epidemia, sino que son motivados por la necesidad de reactivar la economía.   

Por desgracia, muchos no creen del todo en los daños que causa el virus y se han inclinado hacia el retroceso, la cerrazón, la irresponsabilidad, el ensimismamiento, la necedad e, incluso, hacia la negación. Lo cierto es que la realidad ya no permite más plazos ni ofrece treguas. Si no se cambia, si uno no se transforma ante esta realidad, sólo retrocederá, como ser humano y como ser social. El camino es cumplir con los cuidados que debemos realizar para mantenernos sanos.

Si la pregunta es si volveremos a una verdadera normalidad o si las cosas volverán a ser como antes, le anticipo que no, porque, como dice Lewis Carroll, no podemos volver, porque ya somos personas diferentes sumergidos en una realidad diferente, en otras circunstancias y con otros aprendizajes, análisis, reflexiones y prioridades. Y pareciese como si todo lo vivido en estos últimos meses se redujera a la nada o, peor aún, se convirtiese en un estancamiento, en un presente permanente e incapaz de resolverse.

Ojalá que la noticia poco agradable del contagio de Aispuro Torres, sea para sensibilizar a la población en el cumplimiento de las medidas para la protección de la salud y evitar el contagio de virus.

A quien quiera pensar que este año no ha contado en su vida, le diré que sí y mucho, este año ha sido probablemente el año o los meses que más le han cambiado su vida, porque nadie veía venir la magnitud de la catástrofe ni el encierro ni las separaciones ni las pérdidas ni la depresión mundial a la que la realidad nos ha sometido. Sin embargo, le aseguro que, lejos de retroceder, esto debe representar un avance en nuestras vidas y en todos los aspectos.

Para los duranguenses, esta poco agradable noticia, nos trae, sin embargo, una satisfactoria confirmación de que nuestro gobernante está trabajando por el bien de todos y eso se agradece y es una invitación para que todos los miembros de su gabinete pongan su mejor esfuerzo, lo que no significa que para mostrarlo deberán contagiarse.

Pero no todas las noticias son agradables, en Gómez Palacio, municipio gobernado por la morenista Marina Vitela, nuevamente aparecen indicios de corrupción, una obra que estaba por ser entregada, concretamente un colector, se derrumbó. La obra fue adjudicada a una empresa que es propiedad de amigo incondicional de la alcaldesa, y se dice que no se siguieron las normas que la misma debería haber cumplido, adjudicándose la obra violando las disposiciones de la Ley de Obra Pública, estos son lo que decían que no eran iguales, claro que no, son peores.

En cuanto al municipio de la Capital esperamos que el gabinete se ponga a trabajar de lleno, la presencia del ayuntamiento todavía deja mucho que desear y aunque hay confinamiento, los ciudadanos perciben si se trabaja o no, pues al hacer un recorrido por la ciudad se puede uno percatar si hay trabajo o no, eso se nota de inmediato, confiamos en la disposición de Jorge Salum, pues hay que apretar tuercas o hacer cambios, es mucha negligencia.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com

Twitter: jparreolatorres

Blog: Juan Pablo Arreola Torres

Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Puedes comentar con Facebook