🖋️ Opinión | De cara al 2022 intensifican trabajo: Esteban, Marina, Enríquez y Salum

A un mes de que el Instituto Nacional Electoral ponga formalmente en marcha el proceso electoral más grande y esperado en la historia política del país, (2021), en el que se disputarán 15 gubernaturas y 21 mil 368 cargos de elección popular, entre regidurías, diputaciones locales y diputados federales, Durango comienza a registrar visibles movimientos, no sólo para el año entrante, también para 2022.

De acuerdo con un reportaje de Infobae, el próximo año el mapa político de México cambiará de colores partidistas con base en dos referencias: el respaldo o el castigo a la administración actual que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Con 21,368 cargos y 15 gubernaturas en disputa, la complejidad electoral de 2021 mostrará qué apoyo retuvo AMLO en la primera mitad de su mandato o, por el contrario, cuánto espacio recuperará la oposición, ya que los próximos comicios renovarán la Cámara de Diputados y serán electos 500 legisladores, 300 por mayoría relativa y 200 por la vía plurinominal, tal como lo marca el artículo 51 de la Constitución Política.

Así, esta elección federal será clave, pues la cámara baja es una de las instancias necesarias para que el Congreso de la Unión apruebe o impulse las reformas y leyes del gobierno lopezobradorista.

Actualmente, Morena concentra una cantidad histórica de legisladores con 338 diputados federales, de los cuales 320 conformaron la coalición Juntos Haremos Historia, con 254 integrantes de Morena, 40 del Partido del Trabajo y 26 del Partido Encuentro Social, y 13 aliados del Partido Verde y cinco experredistas que se declararon independientes. Una bancada con la disposición de aprobar casi todas las leyes de la Cuarta Transformación.

Además de esto, fuerzas políticas como el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se jugarán su sobrevivencia a nivel de gubernaturas, pues este partido rige ocho de las 15 entidades que renovarán ejecutivo estatal: Campeche, Colima, Guerrero, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

Por su parte, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), se juega su último bastión en Michoacán, el único estado que gobierna.

A su vez, el Partido Acción Nacional (PAN) tratará de mantener su dominio en Baja California Sur, Chihuahua, Nayarit y Querétaro, los cuatro estados que podrían mudar al guinda de Morena que luchará por extender sus gubernaturas, pues de las 15 entidades en disputa, ganó las senadurías de mayoría relativa en siete estados el pasado 2018, registrando el mayor número de votaciones en ese rubro.

En Nuevo León, donde gobierna el independiente Jaime Rodríguez Calderón, el PRI y el PAN tratarán de volver a gobernar como en años anteriores, pero podrían tener competencia con Movimiento Ciudadano, que impulsaría al senador Samuel García, o con Morena y una candidata carismática como Tatiana Clouthier.

El partido de AMLO, por su parte, buscará refrendar su dominio en Baja California, pese a las resistencias de Jaime Bonilla, gobernador que quiso extender su mandato seis años, aunque su intención fue declarada inconstitucional por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Ciro Murayama, consejero del Instituto Nacional Electoral (INE) presentó el 4 de junio el diagnóstico “Hacia la construcción del proyecto de presupuesto del INE en 2021: la dimensión de la responsabilidad institucional”, en cuya exposición estimó que las de 2021 serán las elecciones más grandes de la historia.

Se prevé la participación de 94 millones 800 mil ciudadanos inscritos en el padrón electoral; unos cinco millones más que en 2018. Para ello será necesaria la instalación de 161,000 casillas de votación, 4,000 más que cuando hubo elección presidencial.

En total serán renovados 30 congresos locales, es decir, 1,063 diputados estatales; además de 1,926 ayuntamientos y juntas municipales, igual en 30 entidades; para lo cual deberán contratarse más de 50,000 supervisores y capacitadores estatales, según estimaciones del INE.

Y en el ámbito estatal, poco interés se observa entre los políticos locales, por lo que pueda suceder en 2021. Los partidos fuertes en la entidad, PAN, Morena y PRI, en ese orden, aún no dan color sobre sus posibles aspirantes a 25 puestos de diputados y cuatro de legisladores federales.

Quienes sí han comenzado a trabajar de cara a 2022 son, Marina Vitela y José Ramón Enríquez. Los dos esperan aparecer en la boleta de julio del 22. Por su parte, Jorge Salum y Esteban Villegas han intensificado, en las últimas semanas, con temas propios, su posicionamiento entre la población capitalina.

Puedes comentar con Facebook