🖋️ Opinión | La patria un botín

La sociedad mexicana está atrapada entre dos sucesos funestos: la pandemia, que no llega a su curva máxima. El registro de casos comprobados y decesos se incrementan con todo lo que esto conlleva: luto, zozobra, abandono de hogares por quienes no resisten, riesgos de contaminarse, el duro trabajo de los cuerpos sanitarios, la paralización de actividades económicas y muchas cosas más.

El otro tema es el caso de Emilio Lozoya Austin, hecho histórico que podría terminar de una vez con la generación de políticos corruptos que se repartían el poder sexenio a sexenio, muchos de ellos, lo heredaban junto con el criminal ejercicio del robo a la nación.

No es un exceso calificar de criminal el robo que una mafia hacía a nuestro país. Nunca podremos saber cuánto robaron, lo que sí aseguramos que fueron tantos millones, que con eso se podría pagar la deuda de México, tener cubierto el país de escuelas con instalaciones decorosas, contar con una infraestructura de salud suficiente para atender a todos los mexicanos, programas alimenticios para que los niños de las comunidades rurales, de las zonas indígenas y las grandes ciudades no estuviera desnutridos y expuestos a enfermedades que los matan y dejaría de ser niños de la calle.

El recuento del daño hecho a México es monstruoso, de allí la trascendencia histórica de que el pueblo conozca: cómo, quiénes y cuánto robaron, cuando menos en los dos últimos sexenios. Saber el modus operandi, conocer la ingeniería financiera que se utilizaba para esconder millones de dólares. Es lo fundamental, conocer no solos a los mafiosos, sino su entramado.

Podrán pasar algunos meses para conocerse todo, la estrategia de la defensa de Emilio Lozoya preparará el momento de las declaraciones que harán estremecer el país, buscan la figura de “criterio de oportunidad” para que a cambio de la información se le reduzcan las penas. Esto pudo haberse sido negociado desde que Lozoya Austin andaba fugitivo y quien negoció fue su padre Emilio Lozoya Thelman.

La Fiscalía solicitó seis meses más para rastrear las cuentas millonarias en dólares que existen en bancos de diferentes países, se mencionan las Indias Vírgenes, debe de haber un periplo complejo de este millonario robo.

Emilio Lozoya continúa acusado de cohecho, asociación delictuosa, lavado de dinero, de los mismos delitos pudieran estar acusada su madre, la señora Gilda Margarita Austin y su hermana Gilda Susana Lozoya, así como su esposa Marielle Helen. Las dos últimas fugitivas, la madre de Emilio en prisión domiciliaria.

En este lapso de tiempo, y mientras no se dilucida toda la perversidad de sus actores, los ataques de la ultraderecha se intensificarán hasta el nivel de la neurosis. Felipe Calderón, ex presidente de México y señalado en el juicio de Genaro García Luna y otros hechos relacionados con la corrupción, dijo en una video conferencia en la que participaron líderes ultraconservadores de diferentes países del continente, que no se debería descartar la vía armada para derrocar a los gobiernos populistas.

Esa es la vena fascista de los conservadores desde el siglo XIX en México, enfrentar a los mexicanos para que se aniquilen mientras ellos huyen, esperando el momento de regresar a apoderarse del poder político y económico, porque la patria para ellos siempre ha sido un botín. O no.

Puedes comentar con Facebook