🖋️ Opinión | No fue ley, pero será

El proyecto AR636/ 2019, se discutió en la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el cual se desechó el pasado 29 de julio, contenía el proyecto de amparo que, por omisión legislativa, buscaba la ampliar las posibilidades para que las mujeres veracruzanas ejercieran su derecho al aborto legal con mayor libertad.

De los 5 votos que se emitieron 4 fueron en contra y uno a favor, este por parte del Ministro Juan Luis González Alcantara Carrancá.

Es importante destacar, que no se votó en contra de la despenalización, se votó en contra de la técnica jurídica utilizada en el proceso de la sentencia, pues se identificaron imprecisiones en las formalidades esenciales del procedimiento conforme a la ley de amparo. Por esta razón no obtuvo los votos necesarios para estudiar el contenido del asunto. Es así que, se votó en contra de la “forma” y el “proceso”, no del “fondo”.

Se turnó a otro ministro, para que se realice un nuevo proyecto, pero lamentablemente esto no es una garantía de nada.

Sin importar el precedente histórico que se puede generar, se necesitan agotar los requisitos esenciales del procedimiento, es decir que esto, se llevará más tiempo de lucha y de seguir exigiendo que se nos garantice nuestra autonomía reproductiva.

Tenemos que insistir en que no se puede hablar de democracia y libertad en un país en donde las mujeres no ejercemos la autonomía sobre nuestro cuerpo. Aunque sabemos que el rol de la corte nunca iba a ser el de despenalizar por si el aborto, en este caso se podía emitir una decisión que hubiera detonado un cambio en el código penal del estado lo cual le corresponde al legislativo.   

En nuestro estado así como en todo el país, cuando se habla de aborto, se generan los posicionamientos de diferentes actores políticos, pero al ser un tema tan importante y de relevancia para las mujeres, esperamos que se haga en base a conocimientos y buenos argumentos; no en base a creencias personales o religiosas y menos estando en el ejercicio de lo publico. Por esto, me atrevo a darles algunos importantes datos:

1.-Según la OMM, cada año en México, mueren entre 750,000 y 1 millón de mujeres que realizan abortos clandestinos.

2.-Despenalizar y legalizar el aborto es aceptar que el derecho a decidir sobre el propio cuerpo es un derecho personalísimo ya que éste es el primer territorio de ciudadanía de todo ser humano.

3.-Despenalizar y legalizar el aborto es reconocer la dignidad, la plena autoridad, la capacidad y el derecho de las mujeres para resolver estos dilemas y dirigir sus vidas.

4.-El Estado tiene la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos de sus ciudadanos establecido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos artículo primero, párrafo tercero.

5.-El embrión no es titular del derecho a la vida, tiene un derecho potencial a la vida; ante esto, la titularidad del derecho es de la mujer.

Hay muchos mas que deberían investigar, conocer y reconocer todos los ciudadanos informados y más aún aquellos que se dedican a lo político o son servidores públicos.

Recuerden que las mujeres estamos observando y les aseguro que para nosotras es importante saber quién estará representándonos para 2021, pues no será tan fácil como en otros años, pues aprendimos que tener diputadas en los curules, no es garantía para el avance de derechos para las mujeres. 

Que quede claro que queremos representantes que sigan la agenda feminista, porque nosotras estaremos ahí, marcándola.

¡No fue, pero será!

Puedes comentar con Facebook