🖋️ Opinión | Preguntas fáciles; respuestas complejas para Durango

Los municipios de Durango, enfrentan en estos momentos diversas coyunturas que los deberían o los deben tener en jaque ante lo que viven sus ciudadanos, por un lado las afectaciones de las lluvias provocadas por las condiciones climáticas evidencian el grave deterioro de las obras públicas y de esto no hay Gobierno que escape, sin ser una justificación y menos un pretexto, la calidad de las obras que se ejecutan por parte de los Gobiernos de los tres órdenes, tendrían en teoría que ser de la mejor calidad posible, pero no lo son, esta es la primera de las coyunturas, ¿por qué no tenemos en la actualidad obras públicas que resistan los embates de la naturaleza? La respuesta política, es echar la culpa a las administraciones del pasado, a la corrupción, a la falta de enfoque, o a quien guste y mande, pero en realidad no existe ninguna justificación válida para ello, en el terreno de la realidad, la falla es real y nos pertenece a todos, nos afecta a todos y nos debe importar a todos.

¿Cuál debería ser la prioridad de los Gobiernos municipales, la salud, la seguridad pública, la economía familiar? La pregunta más que serlo, puede sonar lógica, pero en los hechos, no lo es, cada una de las administraciones municipales debería enfocarse en los tres tópicos señalados, sin embargo, no ha sido posible un ataque frontal ante los problemas que afectan a la sociedad debido a la planeación dispersa e incipiente que tienen la mayor parte de los Ayuntamientos de la entidad; otro de los factores, es que alguna parte de los funcionarios y directores que encabezan a las administraciones no tienen ni la capacidad, ni la sensibilidad que requiere en estos momentos el servicio público, -en el marco del Covid y de esta pandemia, el servicio público debe tener una reestructuración que permita funcionar a distancia y que resuelva en lo corto-, quienes están enfrentado la pandemia en las calles, ellos y ellos, que no se toman fotos buscando el halago o el like en las redes sociales, son a los funcionarios en los que se tendría que canalizar también los apoyos, profesionalización y progreso en sus puestos de trabajo, no por nada el sector salud tiene una parte del gremio ya cansado de la desobediencia social y sigue en lucha por su capacidad de canalizar su bondad al servicio público.

¿Por qué piensan que los esfuerzos individuales son mayores a los colectivos? Durante los últimos días hemos visto una ballata de likes, una competencia positiva pero mal enfocada, ya que funcionarios de todos los niveles, y quienes fueron electos en las urnas, realizan una pelea no declarada por la obtención de likes, y para ello utilizan la entrega de apoyos, por lo general alimenticios para tomar imágenes y después subirlas a sus plataformas, aunque si actividad pudiera ser loable, se les ha olvidado que esta pandemia lo cambió todo, y que una despensa que cuesta entre los 170 a los 220 pesos, será bienvenida en cualquier casa, pero el recibirla no asegura votos, no es una condicionante para que sean apoyados, pues las respuestas que busca la sociedad están en las acciones que en equipo hagan los Gobiernos. Dejar de pensar en lo individual, en el halago fácil, en el alcance de la foto de Facebook y proponer acciones que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos, esa debería ser la tarea. Si bien es cierto que las despensas y apoyos deben seguir fluyendo, sería positivo que no se muestren los rostros de quienes están sufriendo por la pérdida de sus bienes, y que los apoyos que se dan no lleven la condicionante electoral o política.      

Gracias por tu lectura, recibo tus comentarios, sugerencias y opiniones en mi cuenta de Twitter @FelipeCorrea_1 

Puedes comentar con Facebook