🖋️ Opinión | Requiere Salum funcionarios más comprometidos

A prácticamente un año de administración municipal, la situación económica, financiera, laboral y operativa no atraviesa por su mejor momento, a casi cinco meses de iniciar una pandemia que parece interminable, a dos de haber presentado una denuncia en la Fiscalía Anticorrupción por la “desaparición” de 14 millones de pesos supuestamente transferidos a varias cuentas bancarias (aunque luego “aparecieron” nueve), de un mes de haber denunciado serias irregularidades en el famoso y multipromocionado contrato de las luminarias led, el que a final de cuentas lo único que dejaba era un serio compromiso económico y que cancelarlo sea tal vez la mejor opción, sin mencionar el desafortunado incidente de salud que enfrentó el alcalde Jorge Salum y que tal vez por falta de reposo no se haya recuperado en el tiempo estimado y finalmente las lluvias torrenciales de la semana pasada, que afectaron 60 colonias y que de alguna manera significaron recursos extras para la administración  municipal.

Aunque se puede decir que de nada es culpable el Ayuntamiento, todos estos factores desestabilizan de alguna manera la operatividad, nada ha sido normal en este 2020 y menos en la administración municipal del municipio de la capital, tal vez ni en el peor de sus pesadillas, Jorge Salum del Palacio imaginó un escenario como el que enfrenta hasta ahora, desafortunadamente para él la situación viene a complicarse por la falta de capacidad de algunos de sus funcionarios, que poco a poco van dejando cabos sueltos que de inmediato le cobran la factura al alcalde, no porque él sea el culpable, sino porque encabeza los esfuerzos del municipio, y aunque hace algunos días se le preguntó acerca de la posibilidad de hacer algunos cambios en su gabinete, tal vez no realice ninguno, a pesar de la urgencia de remover a varios directores.

Hasta ese día, no me explico cómo los integrantes de su equipo de trabajo permitieron que Jorge Salum fuera abordado por los medios de comunicación a su regreso de la ciudad de México después de haber sufrido un  incidente tan serio en su salud, o como lo bajaron de su camioneta 50 metros antes de la oficina de la Fiscalía Anticorrupción para que caminara con la andadera que utiliza aún  hoy en día, solo bastó que le dieran los expedientes para que los cargara, detalles tan sencillos como este, dan cuenta la manera en la que se desarrolla la administración municipal, sin orden, sin coordinación y sin que nadie ayude al alcalde en los momentos en los que más necesita apoyarse de quienes son sus funcionarios y algunos inclusive, sus amigos.

Ahora, poco a poco las dependencias encargadas de atender todo lo relacionado con  la pandemia lo hacen cada quien por su lado, el director de Inspectores Municipales se encuentra perdido, a pesar de ser uno de los responsables de la vigilancia en negocios, comercios, bares y restaurantes, se le ve muy poco, y sus declaraciones dejan mucho que desear, de hecho parecía que desde hace algunos meses iba a dejar el cargo, no se le ve cómodo y nunca se ha querido involucrar de lleno en las actividades de esta dependencia, por otro lado al Juez Administrativo trabaja con una autonomía que no le corresponde y son ya varias ocasiones en las que compromete al alcalde con sus decisiones unilaterales y la otra “desaparecida” es la titular del Instituto de la Juventud, quien al parecer “despacha” desde el municipio de Guadalupe Victoria, desaprovechando así la oportunidad de agrupar a una fuerza tan importar como lo son los jóvenes y trabajar con, por y para ellos, al alcalde asegura que sus funcionarios se evalúan permanentemente, ahora hay que ver cuánto los “aguanta”.

Puedes comentar con Facebook