Opinión | 4T y Covid: un daño irreparable

Si el presidente López Obrador se hubiera infectado antes, no hubiese cambiado ni el título ni el subtítulo de mi libro: la criminal gestión de la pandemia en México. Por supuesto que le deseo una pronta recuperación. Aunque finalmente él es solo una persona, pero en nuestro país han muerto 375 mil personas por Covid 19…

-A ver, perdóneme, pero ese número no coincide con la cifra oficial de 150 mil muertos

-Es que en las mismas cifras oficiales también está el “exceso de mortalidad” que se ha registrado en nuestro país; así que ese número hay que multiplicarlo por 2.51 para obtener la cifra real de muertos por Covid-19; lo terrible es que esos que están en el exceso de mortalidad son víctimas que han sido revictimizadas en la muerte. Porque no solo murieron innecesariamente, sino que ni siquiera se les está contando. Así que debieran ser cifras oficiales también; sobre todo porque esas 375 mil personas que han fallecido en nuestro país desde que inició la pandemia, murieron por Covid-19, pero también a consecuencia de un manejo criminal de la pandemia.

Así de estremecedora inició mi entrevista con una mujer excepcional: Laurie Ann Ximénez-Fyvie, Jefa del Laboratorio de Genética Molecular de nuestra UNAM y Doctora en Ciencias Médicas por la Universidad de Harvard y a quien los agoreros del actual gobierno han tachado de “dentista” y “vieja loca”. Debo decir que hace mucho no transmitía una entrevista tan larga en mi noticiero matutino de Fórmula. De tal suerte que todo lo que sigue se desprende de esa conversación, con algunas licencias en favor de la síntesis:

-Cuando hablamos de una “criminal gestión de la pandemia” hay que establecer que quien ha decidido la estrategia, las acciones que se han tomado y las que no se han tomado en nuestro país es el Doctor Hugo López Gatell; pero está claro que él no se manda solo; así que quien lo ha solapado ha sido el presidente; porque vivimos en un país donde tenemos un poder supremo y donde López Obrador toma las decisiones sobre cualquier ámbito. Y en la pandemia ha delegado todo en su vocero. Y, peor aún, se ha resistido a buscar otras opciones y ver, por ejemplo, qué han hecho otros países como Taiwán con solo siete muertos o Vietnam con 37. Y preguntarnos porqué, entre 230 países que reportan Covid, México está en cuarto lugar en números absolutos a nivel mundial, y en esta misma semana estaremos en tercero, rebasando a la India.

-El manejo de la pandemia no ha sido científico sino político. Desde el principio López Gatell dijo que el virus no se detenía cerrando fronteras, algo que Biden hizo recién llegado a su presidencia. El vocero tampoco vio jamás los libros de historia que muestran a todos con cubrebocas cuando la peste española del siglo pasado. Por eso, inexorablemente llegaremos a 600 mil muertos en junio.

-El daño irreparable es el de miles de muertes que pudieron haberse evitado. Pero por supuesto que todavía se puede aminorar la catástrofe: al país hay que hablarle con la verdad; hay que multiplicar las pruebas para identificar los asintomáticos y aislarlos; cortar las cadenas de transmisión con cubrebocas, ventilación y distancia; liberalizar la compra de vacunas, aunque por ahora es un distractor del gobierno, que sabe que no las hay en el mercado. Es indispensable cambiar la estrategia anti Covid-19 en este momento histórico. Pero, sobre todo, hay que escuchar a nuestros muertos.

Periodista

ddn_rocha@hotmail.com

Puedes comentar con Facebook