A legislar en año no electoral

Juan Carlos Chavez

Los integrantes de la Sexagésima Octava Legislatura en el Congreso del Estado deberán de aprovechar que en este 2020 no habrá elecciones en Durango, ni alcaldes, ni renovación de cámaras locales ni federales, ni gubernatura, esto abre un panorama diferente al trabajo que normalmente se realiza en el congreso, con poca presión de los partidos políticos, que dicho sea de paso, se encuentran en una serie de disputas internas, preparando terreno, “para lo que viene”,  labor que afectará poco las labores legislativas, pocas, pero muy pocas veces los diputados se encuentran en esta posición, ahora está en ellos aprovechar el tiempo y demostrar su capacidad, aunque en esto lamentablemente no se puede contar a todos, por razones  conocidas.

A pesar de las diferencias abismales que existen en cuanto a experiencia de los diputados, como en todas las legislaturas, se avanza, se camina en lo más importante, prevalecen los acuerdos gracias al trabajo fino que desarrollan “los más colmilludos”, algo que este año tendrá que verse reflejado en los resultados que ofrezcan a quienes les brindaron su confianza a través de las urnas, sin olvidar que muchos están ahí gracias a la ola “LopezObradorista”  u que por extraño que parezca, algunos que se pensarían aun montados, ya se bajaron, y otros que tal vez no deberían de estar, ahí siguen.

Por lo pronto, el pasado día 15 de febrero  se puso en marcha el Segundo Periodo Ordinario de Sesiones del Segundo Año de Ejercicio Constitucional, el cual culminará el 31 de mayo, ahora dependerá de los diputados el ritmo que le quieran imprimir al trabajo, los temas que quieran abordar y los que seguramente seguirán dejando en la “congeladora”, aunque como ya se sabe, la ausencia del proceso electoral puede favorecer las discusiones, no hay porque hacer a un lado nada, ni el tema más polémico, a final de cuentas la memoria ciudadana es “muy corta” y un año es mucho, mucho tiempo para olvidar y perdonar cualquier afrenta que pueda surgir al calor de las discusiones, si es que se dan.

Uno de los temas que van a resurgir en este periodo ordinario es el de los matrimonios  igualitarios, según lo dejó ver el diputado perredista David Ramos, algo que se rechazó en la pasada legislatura a pesar de la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación,  aunque el interés ha disminuido por algunas confrontaciones internas entre los diferentes grupos de la diversidad, ya no todos van con la misma línea y esa debilidad puede ocasionar desinterés y apatía, aunque varios legisladores lo buscarán aprovechar para obtener sus cinco minutos de fama, otras propuestas por atender, la homologación de las elecciones, lo cual podría dar como resultado una gubernatura de tan solo dos años, algo que se ve muy difícil de aceptar, principalmente por quienes ya están apuntados desde ahora como candidatos para el 2022, aunque hay que decir que existen temas que en el papel lucen menos importantes, pero que pueden ser mucho más trascendentes que los mencionados, simplemente la protección que requieren las mujeres ante la serie de eventos que se siguen presentando en su contra y que obligan a implementar acciones efectivas que realmente cuiden de su integridad física y mental, lo mismo sucede con los niños y con los jóvenes.

Esto y mucho más se espera de los 25 legisladores, que al menos por este año se olviden un poco de sus partidos políticos, aunque para algunos es lo mejor, no obstante lo más seguro es que las discusiones se centren en la defensa de las acciones del presidente de la República, (una de las tareas más difíciles hoy en día), polémica en las que buscarán incluir naturalmente al gobernador del estado y al presidente municipal de Durango, sin olvidar los 38 restantes.

Puedes comentar con Facebook