¿A qué Dioses les matamos un pollo?

“Si te cuesta trabajo entender cómo funciona el mercado, la economía y las finanzas… ¡ya puedes gobernar”

Joe Barcala

Sería injusto echar culpas al presidente López y a su Cuarta por el desastre en el precio del dólar.

Hemos perdido, promedio, 85 centavos, cerrando en una cotización aproximada de $21.22 pesos por cada dólar…

Recuerde que el precio del dólar es fijado por el mercado, el gobierno no interviene más allá de lo que haga con sus políticas y decisiones económicas. Dada la situación en el planeta por el coronavirus y el conflicto OPEP Rusia, no hay mucho que López y su equipo hubieran podido hacer.

El pánico, evidentemente, se ha extendido más allá del asunto cambiario, llega, por ejemplo, a la mezcla de mexicana de petróleo que pierde 31.7% llegando a los 24 dólares por barril.

Y, por si fuera poco, la bolsa mexicana cae como nunca antes cayó en los últimos once años… Sí, el IPC se mete de lleno al círculo dantesco que arrasó los números del mundo, ¿por qué habría de haber sido diferente?

Pero de todo esto poco, poquísimo saben en Palacio y estoy seguro que poco, poquísimo les importa.

Ante la crisis global que vivimos, el gobierno de la Cuarta puede ser comparado con el universo del hombre de las cavernas, ese que cuando llegaba la tormenta entraba en pánico para confinarse en una cueva y rezarle a sus dioses, esperando que, de algún modo, todo se solucionaría, por magia, al siguiente día, cuando el cielo escampara.

Salvo distinguidos y excepcionales perfiles que, de cualquier forma, no son escuchados por el emperador desnudo por considerar sus ideas neoliberales o emisarias del pasado, la mayoría en el gabinete del presidente López no tiene la menor idea de cuáles serán los pasos a seguir frente a la crisis económica del mundo que ha llegado y no escampara pronto.

Todos parecen esperar las palabras del amado líder que terminará por minimizar el problema hasta que el agua brote de nuestras narices y el mesías insista en que no estamos ahogándonos sino que el aire ha sido purificado y por eso se siente más pesado en los pulmones.

Y no rectificarán, López quiere una refinería y una refinería tendrá.

Será chafa, jodidona representante de las ideologías bananeras que descansan en nuestra mediocre nación, ¡tendremos una refinería que aportará a la contaminación del globo!, ¡tendremos una refinería que lidiará con precios de barril por debajo de los 25 dólares!, ¡tendremos una refinería sin petróleo que refinar!

Y López tendrá, también, un aeropuerto que no funcionará y López tendrá un sistema de bancos del bienestar que regalará dinero cada mes a sus bases y no generará un quinto de riqueza y López echará la culpa de todos los males a una conspiración, a un complot y López…

Y así, todas las decisiones. Y así, todos nuestros destinos.

Suave, suave, suave, como diciendo, tengan para que aprendan… ¿ya ven que no es tan fácil?

DE COLOFÓN.- Cofepris y Pemex tendrán que hacer públicas las facturas donde compraron el medicamento contaminado que terminó matando a 3 personas en Tabasco… Si compraron medicinas a un pirata confirmaremos lo que ya sabíamos: ¡no tienen madre! 

@LuisCardenasMX

Puedes comentar con Facebook