A una semana de la falla en la red

Por Juan Carlos Chávez Valenzuela


Es
te lunes se cumple una semana de otra de las fallas en Facebook, WhatsApp e Instagram, aunque en esta ocasión fueron seis largas horas en las que millones de usuarios se quedaron “incomunicados”, destacando que el servicio de telefonía celular nunca dejó de funcionar, al igual que los mensajes de texto, sin embargo, la percepción de la mayoría de las personas, acostumbradas y hasta dependientes de estas aplicaciones, fue casi de una tragedia.

Y es que nos hemos desacostumbrado tanto a las llamadas telefónicas que resulta paradójico que por años el sueño de muchos fue contar con un  celular, con un aparato portátil para estar en comunicación permanente con sus seres queridos y con los no tan queridos, con sus trabajadores, y en general, con todo el mundo, como olvidar que al principio los usuarios tenían que pagar por las llamadas entrantes, tampoco estaba en funciones el identificador de llamadas, por lo que había que contestar si o si, a final de cuentas para eso se adquiría un teléfono celular, los inolvidables “ladrillos” aparatos bastante voluminosos y pesados que hoy solo se pueden ver en algún museo, la tecnología alcanzó de tal manera que los aparatos eran cada vez más livianos y pequeños, aunque hoy, se han puesto de moda nuevamente un poco más grandes.

En estos tiempos, aplicaciones como Tuiter, Facebook, Instagram y WhatsApp resultan vitales para la comunicación humana, aunque hay quien las señala ya por alejar a la gente en lugar de unirla, simplemente hay que estar en una reunión social, comida, función de cine, evento deportivo, concierto o cualquier tipo de festejo para atestiguar cuantas personas estan ensimismadas con su celular, inclusive a la hora del desayuno, comida o cena, no obstante hay familias que por fortuna tienen reglas bien establecidas en cuanto al uso de los dispositivos en la mesa.

La semana pasada si fue catastrófica para algunas personas que utilizan estas redes sociales en sus labores cotidianas, llámese trabajo o estudio, tomando en cuenta que aún un alto porcentaje de estudiantes se encuentran en clases “virtuales”, y que decir de otras actividades en donde se había perdido por completo la costumbre de utilizar medios tradicionales, fueron horas de desesperación para muchos, quienes finalmente poco antes de las 17 horas, en horario local, pudieron dejar de utilizar el correo electrónico o los mensajes de texto y “hasta las llamadas” para estudiar, trabajar o simplemente comunicarse, siendo más drásticos, las pérdidas para algunos fueron millonarias, como ejemplo para el dueño de Facebook, quien dejó de ganar cerca de seis mil millones de dólares por esta “fallita”.

Y uno de los datos curiosos que surgieron a raíz de la falla en la red el pasado lunes, fue que menos del 20 por ciento de las personas que cuentan con un teléfono celular utilizan la aplicación de WhatsApp, ya que se quedaron acostumbrados a los mensajes de texto, toda vez que las compañías telefónicas los ofrecen en sus planes sin costo, sin importar las ventajas que les puede significar utilizar WhatsApp, la popularidad de los mensajes de texto continúa en los estados Unidos, por lo que el pasado lunes, la mayoría no tuvo mucho de qué preocuparse, aunque  el uso del mensajero de Facebook es alto comparado con este país, de esta manera es la población latina la que más padeció por la falla en WhatsApp, y aquí en Mexico, no se diga, para muchos, este inconveniente en la red supone algunos cambios en cuanto a estrategias y costos, no siempre en beneficio del usuario.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios