Altericida

Marco Antonio Espinosa López

Óyeme re ca; – lmate we. Ahora qué te traes. Está bien que siempre me haces sentir como un trapo peor que viejo, pero primero saluda; saluda a tus estimados lectores y después desenvaina la espada -. Mira Pelafustán
; – ¡uh! Ahora soy un Pelafustán. No te cansas de decirme Zángano, Barbaján, qué más sigue. En realidad estoy pensando seriamente en acudir a las instancias correspondientes para interponer una queja por la manera tan cruel y denigrante con la que te refieres a mí. Al fin y al cabo, en este bendito país sí existe la justicia. Ya ves, -ahí´tan- el “Lunares”, el “Asesino de Cumbres” -.

Eres un cínico desvergonzado. No obstante me hiciste creer que el miércoles no me podrían publicar; ahora me sales con estas babosadas. Yo soy el que va a deshacerse de ti ¡Parásito! 

– ¡Uuuhhh! Como dice un personaje folclórico que madruga en sus shows, eso sí calienta, no somos iguales we. La verdad no entiendo porque tu agresividad en esta ocasión. Siempre hemos sido compas y nunca te habías comportado así conmigo -. De verdad que no tienes vergüenza. Mira que decirme que no me publicarían y además, ponerle de tu cosecha que porque había cosas más interesantes por publicar; no te lo voy a perdonar tan fácilmente. Y más porque echaste a perder el material que iba a utilizar para ese día. Eran datos importantes que quería compartir y tú saliste con tus cosas y, lo peor, es que usaste mi debilidad para distraer mi atención.

– Óyeme no. Yo no te distraje de nada. Yo sólo te invite a comer unos tacos de triplay we. Que tú seas un mendigo tragón ya no es problema mío. Yo nada más, quise compensar mi osadía de externar lo que ya me estaba quemando por no decirlo. Pero ya we. No te enojes conmigo. Hoy es día del amor y la Eamistáa, y tú eres mi ,amistáa carnalito -. 

No entiendo porqué no me deshago de ti. Siempre es lo mismo. Tengo que perder un espacio importante por estarme peleando contigo. – Pues lo mismo digo. Pero sabes, he pensado que somos indisolubles. Algo así como el día y la luz; como la oscuridad y la noche; como el 14 de febrero y el amor
-. ¡Ay carambas! Ahora hasta poeta me estás saliendo.

– Simona la Cacariza. Ahí -no´más, pa´lo que guste y mande jovenazon -.  Está bien te voy a disculpar; pero ya que te gusta andar queriendo bajarme mi espacio, necesito que me digas tu opinión sobre un tema de interés de esta semana. – Oye, mejor deja me disculpo contigo, escribiéndote unas breves palabras, pero no me vayas a interrumpir por favor, porque ya nos queda muy poco espacio
-; ándale, pero no me vayas a salir con una de tus babosadas. 

-Nel. Ahí te va:

¡Oh Marco querido! ¡Marco de mis entrañas! te admiro porque trabajas desde muy temprano, sin limpiarte las lagañas. Siempre a dónde vas yo voy a fuerza; tú eres muy activo, y a mí me domina la pereza -.

No No No No puede ser. Para eso quieres mi espacio. Me lo van a quitar ca
; -llate. Déjame continuar: Te confieso que hubo un tiempo, en que renegué de ti; sin embargo al verte tan menso, dije a este we ya me jodí.Tienes razón, soy persona de más ladin, y tú un hombre muy letrado; pero mientras disfruto de esta vida, tu por todo andas atarantado.

Con respeto te lo digo, me das flojera un buen de veces; eres parco y muy mamila, y yo odio esas estupideces.

“Mis estimados lectores” siempre andas repitiendo; yo les digo quihubo gue
-; oye Barbaján, bájale
; – déjame terminar. Quihubo Guenas tardes, aquí ando ya moliendo.

Ya con esta me despido esperando me perdones, ahí te dejo con Cupido; voy a rascarme los co
-; rriente. Eres un corriente. En serio que si me quitan este espacio por tus peladeces, me convertiré en un altericida. 

– No hay pex. (Lo siguiente léase en tono de actriz dramática sesentera) Puedes si quieres cortarme las venas. Prefiero morirme de esa forma, y no perdiendo el tiempo viendo esas mañaneras -. 

Ya no puedo más contigo. Vámonos que me van a linchar. – No seas Julián; andas conmigo -. Vámonos
 Vámonos.

Puedes comentar con Facebook