BAJO SOSPECHA

A escasos días de que se dé paso a la jornada electoral del 6 de junio, puedo anticiparle que hasta este día, los candidatos a contener por las diputaciones locales y federales han sido prudentes al evitar cantar victoria anticipadamente.

Lo más divertido de las elecciones al menos para mí, es descubrir como los que contienden sin necesidad de abrir la boca, con su lenguaje corporal te gritan y se anticipan a su derrota.

Una probadita de esto, lo pudimos observarla durante la rueda de prensa de los candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), a las diputaciones locales por los distritos  XI, XII  Y XIII y a la diputación local por el distrito 02 y 03. Encabezados por Ignacio Mier Velazco, delegado especial del Comité Ejecutivo Nacional de dicho órgano político en Durango.

Desde que se instaló en la mesa donde dirigió la rueda de prensa, Ignacio Mier habló con las manos, se mantuvo hostil, entrelazó las dos manos en señal negativa, de súplica, sus hombros echados hacia adelante, la mirada al cielo en varias ocasiones. Lo singular es que nunca mostró la palma abierta de alguna de sus manos en señal de honestidad.

Para algunos estudiosos el mantener las dos manos entrelazadas a determinada altura como lo estuvo haciendo Ignacio Mier durante toda la rueda de prensa es señal de tener una actitud negativa, si a esto le agregamos la postura adoptada por los candidatos a diputados locales y que igualmente mantuvieron entrelazadas sus manos, solo de verlos daban ganas de llorar de la pena ajena.

Y del candidato de Morena a la diputación federal por el 02 distrito, Omar Castañeda quizás no sepa que el 80 por ciento de lo que trasmitimos lo hacemos vía no verbal, intentar fingir emociones cuando en realidad está experimentando otras, no es lo suyo, pues sus microexpresiones de ira de tristeza y hasta de desesperación, lo evidenciaron.

Si no fuera por estos momentos, créame que el período de campañas sería muy, muy aburrido…Dicen, eso dicen.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios