Mariano Cervantes

¿Carnaval en Durango?

Por Mariano Cervantes

Este martes “de carnaval” se celebra en Mazatlán la fiesta más importante y más concurrida de la que tienen lugar en el vecino puerto y en términos de origen, el grupo más numeroso de visitantes son duranguenses.

En Mazatlán vacaciona gente de todo el país y de diferentes lugares del mundo; pero quienes más lo hacen, obviamente por la cercanía son personas de Durango, para quienes este destino tiene mucha familiaridad.

El miércoles será “de ceniza” el comienzo de la cuaresma que en la tradición católica debería ser un periodo de preparación para la penitencia y recogimiento de la Semana Santa.

Por eso el carnaval sería la oportunidad para la fiesta y los excesos, antes de someterse al periodo de reflexión.

Han pasado décadas desde que se celebró por última vez un carnaval en Durango, las “buenas conciencias” impusieron sus criterios y se estimó que la alegría y el jolgorio dañaban las buenas costumbres de modo que se optó por cancelarlo.

Al negarle a Durango la posibilidad de un carnaval lo que se logró también por décadas fue que los excesos y la juerga se trasladaran a la semana mayor, de modo que la Semana Santa se convirtió en temporada de francachelas, borracheras… y muchos accidentes.

Se ha dicho que lo que las buenas conciencias consiguieron al cancelar el carnaval fue profanar la religiosidad de los días santos.

Por todo esto llama la atención ese llamado de un segmento de la población para retomar las fiestas carnavalescas, como una manera de reactivar la economía, pero también como una válvula de escape para el estrés social. El necesario esparcimiento para que los conflictos, las preocupaciones, la ansiedad y la presión que viene cargando la sociedad tengan una forma de canalizarse.

De ninguna manera es descabellado pensar en un festejo más,

Experiencias recientes demostraron como hasta el día de muertos pudo convertirse en un acontecimiento festivo que convocó a miles para un desfile y algunos eventos.

La propuesta llegó tarde; ninguna institución tuvo tiempo ni la iniciativa previa para considerarlo ¿revivir el carnaval de Durango?

La única oposición podría venir justo de ese sector puritano que cree que las prohibiciones evitan todos los males; pero también hemos visto que una fiesta como esta puede tener mejor aceptación cuando se le viste de tradición o de actividad cultural.

Queda la tarea para años siguientes ¿lo verán las instituciones como una oportunidad? Veremos entonces.

En cuanto a la Semana Santa, quedan cuarenta días para la celebración del festival más importante del municipio de Durango, el Ricardo Castro.

En ediciones anteriores hubo terribles desatinos al tratar de abaratar este evento en términos de contenido; funcionarios incultos lo vieron como un festival a secas y no en su concepción original de festival de las bellas artes.

Hoy habremos de evaluar el nivel cultural y la capacidad de los nuevos funcionarios para organizar un evento de esta naturaleza.

A futuro sería muy interesante contar con una fiesta muy popular en el carnaval y con un evento muy cultural en el Festival Ricardo Castro.

@MCervantesM

Puedes comentar con Facebook
Total
0
Shares
Related Posts
Nota Completa

La Cachimba

BOMBEROS… El mes próximo se reunirán en Durango jefes de bomberos de prácticamente todo México e incluso de…

Thumbnails managed by ThumbPress