Columnas de este lunes 10 de febrero de 2020

El guía espiritual del presidente

Rubén Aguilar

El pastor evangélico Arturo Farela ha dicho en varias ocasiones que hace oración con el presidente López Obrador en Palacio Nacional, afirmación que éste nunca ha desmentido.

Farela, presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice), a la que están asociadas siete mil Iglesias, apoyó al candidato López Obrador en sus tres campañas a la presidencia de la República.

Desde hace por lo menos 15 años mantiene con él una relación cercana realmente de “amigos”. Es evidente, hay muchas pruebas, de la simpatía personal y la afinidad espiritual entre el presidente y Farela.

El pastor actúa como su guía espiritual y con él discute textos de la Biblia, que con frecuencia el presidente cita en discursos y las comparecencias mañaneras.

Farela asegura que “he orado muchas veces con él (presidente) dentro y fuera de Palacio Nacional. Oramos, no rezamos. Es un hombre que conoce a Dios profundamente”.

Y añade que “tenemos un presidente lleno de compasión por el prójimo. Como cristiano bíblico sabe que el gran mandamiento es amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”.

Afirma que el presidente “Es un hombre que no necesita de sacerdotes, pastores o rabinos. Habla con Dios directamente como cualquier otro ciudadano lo puede hacer. No soy su pastor. Soy su amigo y su hermano en la fe”.

Alguien cercano desde hace años a López Obrador me dice con orgullo, que el presidente desde que era jefe de Gobierno ya se manifestaba como un lector constante de la Biblia.

Farela a los 22 años, por una novia, ahora su esposa, se convierte del catolicismo al evangelismo. En su versión el Espíritu Santo se le manifiesta de manera continua y le dé órdenes y pone palabras en su boca. Su vida, dice, está guiada por lo “sobrenatural”.

Un “llamado divino”, no pedido, lo llevó a hacerse pastor y predicar la palabra de Dios. Se formó en el seminario San Pablo de la Iglesia Cristiana Interdenominacional, ubicado en la colonia Portales de la Ciudad de México.

La Iglesia Emanuel, la primera que fundó, la hizo en su casa. La familia se desarrolló en ese ambiente. La segunda en San Lorenzo Tezonco barrio de Iztapalapa y la tercera en el Estado de México.

Farela, como la gran mayoría de los evangélicos, está en contra del aborto, la liberación de las mujeres, los derechos de la comunidad y la agenda progresista de inclusión social.

El pastor ha dicho en varias ocasiones que el presidente en una ocasión le pidió ayuda, para promover valores. Él le dijo que para eso “lo más efectivo sería que nos autorizara concesiones de radio y televisión a las iglesias”.

Farela asegura que el presidente instruyó a la secretaria de Gobernación: “Vean eso sin una modificación constitucional, para que no se lleve tanto tiempo”. Los 50,000 pastores que hay en el país esperan que el mandatario cumpla su promesa.

Twitter: @RubenAguilar

La Cima Terraceros y… ¿dónde están las diputadas federales?

Víctor Hernández

Las revelaciones que hizo hace ocho días, el diputado Esteban Villegas Villarreal, sobre la empresa a la que recientemente se asignó, de manera irregular, la obra de ampliación y modernización de un tramo de la carretera Durango-Parral, ha sido objeto de investigación por parte de la Secretaría de la Función Pública (SPF) por presunto desvío de recursos en contubernio con la SCT.

La indagatoria involucra a 15 empresas, entre ellas La Cima Terraceros S.A. de C.V., según se da a conocer en una publicación de La Silla Rota, realizada el 20 de octubre de 2019, en la que se cita a fuentes gubernamentales de primer nivel, como proveedoras de la información.

En la nota periodística se informa que la SPF solicitó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) datos de los convenios y contratos celebrados con estas empresas desde 2017 a la fecha, mediante un documento cuya copia exhibe el citado medio.

Sobre La Cima Terraceros, La Silla Rota, que dirige Roberto Rock Lechón, escribe: “Sería la séptima empresa bajo investigación. Recibió 10 contratos de la SCT por un monto de 392.8 millones de pesos. La empresa cuya acta constitutiva se realizó en 2004 en Atlacomulco, Estado de México, indica en su página web que sus principales clientes son precisamente la SCT y el gobierno mexiquense; principalmente en autopistas y uso de concretos”.

Parte importante de esta información formar parte de una investigación que se mantiene abierta desde 2017 iniciada por la entontes Procuraduría General de la República (PGR), hoy Fiscalía, en la que se investiga la posible colusión entre la SCT y las empresas en torno al sobreprecio de diversas obras.

Fue el diputado Esteban Villegas Villarreal quien advirtió sobre la manera sospechosa en la que se adjudicó la obra correspondiente a la ampliación y modernización del tramo Guadalupe Aguilera- Entronque San Juan del Río, del kilómetro 84+400 al 85 +600 y del 87+900 al 90+300.

Se trata de una obra que incluye trabajos de terracerías y, obras de drenaje pavimento de concreto asfáltico, obras complementarias y señalamiento, dentro de la jurisdicción del municipio de San Juan del Río.

En el documento expuesto por el actual presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado se puede observar como la empresa La Cima Terraceros ocupa la posición número 11 de la licitación que aun así le fue asignada.

El primero y el segundo lugar lo ocupan empresas de Durango y el tercero otra del Estado de México, además de que arriba de la empresa a la que le adjudicaron la obra, hay otras cuatro de esta entidad, dos de Coahuila y otra mexiquense.

El importe de la empresa que quedó en primer lugar, de origen duranguense, registrada como Nexumrail S.A de C.V. y Agregados la Roca S.A. de C.V. es de 57 millones 567 mil 185 pesos, mientras que el de La Cima Terraceros S.A. de C.V. es de 65 millones 483 mil 606 pesos.

La diferencia es de siete millones 916 mil 421 pesos, por lo que llama la atención el hecho de que la asignación haya recaído en la empresa de origen mexiquense, cuando hay mejores ofertas por parte de varias compañías locales.

El pasado lunes 3 de febrero, Villegas Villarreal, habló del falló de la licitación del 25 de enero del año en curso y cuestiono el hecho de que se haya preferido dar la obra a una empresa ubicada a 800 kilómetros, cuando había seis con mejores importes.

“Esa empresa tiene que traer su maquinaria y subcontratar gente, cuando en Durango hay constructores que manejan muy buena calidad, son muy profesionales y pueden dar buenos precios, además de que pagan impuestos y hacen sus gastos aquí”.

Sin embargo, a ocho días de la denuncia del legislador local, ninguna de las cuatro legisladoras federales, de extracción morenista, se han interesado por este caso que a simple vista exhibe presuntos actos de corrupción. Tampoco ha sido del interés de los senadores del PT, Gonzalo Yáñez y ni de Movimiento Ciudadano, José Ramón Enríquez, todas y todos, nuestros representantes populares en el Congreso de la Unión.

Ese es el interés que tienen por lo que sucede y afecta el desarrollo de nuestra entidad.

Las focas

Marco Antonio Espinosa López

Resulta mi estimado lector que desde hace unos días, no sé porqué, me visitaron los recuerdos. El sábado le compartí, en este mismo espacio, mi remembranza sobre las caricaturas que de niño y adolescente me gustaba ver en le televisión, claro, después de pasar por todos los periplos que mi sacrosanta Jefecita nos marcaba.

El día de ayer, al dirigirme hacía donde mi Mandamás pernocta cuando está en casa, y mirarla ahí, tan impávida, sin más preocupación más que seguir en brazos de Morfeo y luego despertar y seguramente escuchar su concebido “Papi tengo hambre” y mi concebido “qué quieres desayunar hija” y volver a escuchar la ya conocida réplica de “pues no sé, lo que sea”; es que mejor decidí escribir otro de mis recuerdos en que mis Viejitos los domingos nos hacían despertar y levantarnos temprano para ver “en Familia con Chabelo”, “Odisea Burbujas” y “El Tesoro del Saber”.

– Órale we, yo sí me acuerdo de eso. Recuerdo que a mí mi Jefita me decía que era el Ecoloco, sólo porque tenía mi recamara un tanto cuanto tirada…-; no sólo por eso te decía así, yo recuerdo que era porque no eras muy afecto a bañarte y te encantaba andar levantando cualquier cosa que decías te era útil en la calle y la llevabas a tu recamara. – Como eres de fastidioso. Siempre tratas de hacerme quedar mal con tus “estimados lectores” we. Pero ya, antes de que me comiences a insultar como sólo tú sabes hacerlo, ya te dejo que sigas con tu relato -. No pues gracias mi Alter.

Les decía…; -estimados lectores, seas mamón…-; vas a seguir con tus barbajanerías, mira que he estado ya muy obligado a limitarte en este espacio. – Ya síguele, seas chillón -. 

Continúo. Después de ver los programas antes señalados, de desayunar en Familia…; – no en el programa de Chabelo, porque ese sólo se veía…-; y sigues Zángano…; -ya, ya me voy a callar -. Decía que después de desayunar, venía la esperada frase de nuestros queridos Jefecitos “¿a dónde quieren ir? Y nosotros, cómo éramos cuatro…; – aunque la opinión del más chavo era de chocolate…-; jajaja, aunque lo quiera negar, ahora sí tienes razón. Y bueno, como éramos cuatro, pero sólo contaba la opinión de tres, había cierta discordancia porque unos queríamos ir a casa de alguna tía, otros a casa de otro tío, otros a Coyoacán, en donde había, cada fin de semana, un corredor artesanal en donde enseñaban a realizar diversas actividades a los niños, en otras ocasiones nos poníamos de acuerdo para que “cuando le paguen a papá hay que decirle que nos lleven a Chapultepec”. – ¡Ah sí! Recuerdo que era la única ocasión en que le decían al más wey… Perdón… Al más pequeño de los cuatro que “sí te preguntan que a dónde queremos ir, les dices que a Chapultepec”; y él, ni tardo ni perezoso, decía cuándo lo cuestionaban “pues dicen mis hermanos que sí me preguntaban dijera que si nos llevan a Chapultepec”; jajaja estaba medio wey -. 

Bueno, parece que Alter lconoce un poco la historia. Y sí, efectivamente nos poníamos de acuerdo para ir a Chapultepec, en donde por aquellos años, 80 y 90, en ese maravilloso lugar de recreación, andaba de moda Atlantis y El Rollo. El primero fue el primer delfinario que hubo en la Ciudad de México, otrora Distrito federal inaugurado allá a principios de los 80; el segundo, un balneario que, fue inaugurado como “Aguas Salvajes” allá a finales de los 70. De ambos, sólo las ruinas y los recuerdos quedaron.

Y de aquellos recuerdos que mencionó es que en Atlantis había, además de los delfines que nos entretenían con su espectáculo, uno en donde las focas nos arrancaban sonrisas, aunque ya después, al paso del tiempo, descubres que eran lobos marinos, pero igual nos hacían reír a pesar de que muchas veces sus gracias, eran muy simples, tan simples como muchas de las cosas que dice y hace Alter…; -que gacho eres we -.

Ahora. Bastantes años después, de ese tipo de espectáculos, solamente los recuerdos seguirán perdurando en quienes tuvimos la oportunidad de verlos. La razón es que, en aquellos años, pocos o muy pocos, pensaban en el desabasto de agua que ahora azota a la Ciudad de México y ya no era posible seguir “desperdiciándola” en un balneario como Aguas Salvajes, El Rollo o La Ola, que fueron sus nombres y; mucho menos, pensar en un Atlantis, después de que surgieron tantos grupos de “animalistas/ambientalistas” que comenzaron a alzar la voz en defensa de los delfines y lobos marinos, confundidos generalmente con simples focas, a las que, gracias a los aplausos, seguían realizando sus “actos”, aunque ya, después de varios años, nos damos cuenta que eran muy estúpidos.

– Oye we ¿por qué dices que solamente en recuerdos perduran ese tipo de espectáculos? -; pues porque ya son muy pocos los lugares en los que se permite tener en cautiverio a este tipo de animales, y si los tienen no es posible que se les “explote” a través de funciones donde muestren que son amaestrados porque muchas veces en ese proceso en que los amaestran, pueden padecer algún tipo de maltrato.

– No we, entonces porqué el que show en el que existe una foca que siempre hace y dice muchas estupideces, no lo han prohibido, y mira que se transmite por radio televisión e interné ¿Será porque muchos le siguen aplaudiendo? -. Vámonos ya Zángano, un día me van a cerrar el espacio como a El Rollo y Atlantis.

Pasar de lo objetivo para construir lo posible

Jesús Nevárez

Nadie puede augurar  un éxito, tampoco un fracaso del actual proyecto de modelo iniciado por el Presidente López Obrador. Lo que no es objetivo, es especulativo  o elemento hipotético. Puede haber factores que permitan hacer escenarios posibles, pero siempre sujetos a circunstancias no previstas que hacen que se descarrilen los trenes.

Cuando Francisco Indalecio Madero triunfa para hacer más democrático nuestro país, construir un modelo capitalista mas abierto y superar las haciendas como núcleos económicos cerrados. Los intelectuales funcionales al porfiriato, acosaron, calumniaron, difamaron, descalificaron y otras lindezas a Madero, si el hecho en algo se parece a lo que sucede actualmente,  no es mera coincidencia. 

La construcción de un nuevo modelo parte de los hechos objetivos del modelo anterior, ese es el aspecto fundamental, no se puede sustituir algo si no se  dice primero porque no sirve lo anterior.

Aquí si hay objetividad, no hay especulaciones ni hipótesis: No se puede negar que por acuerdos obscuros, el 74% de los recursos mineros son de extranjeros, desplazando de toda oportunidad a los mineros mexicanos y atentando de manera flagrante contra el artículo 27 constitucional.

Lázaro Cárdena construyó la residencia de los Pinos para que durante su administración albergara a los presidentes y sus familias, esta llamada “residencia Oficial”, se fue distorcionando hasta convertirse en un palacete, con costos millonarios se remodelaba cada sexecnio al gusto de los nuevos inquilinos en donde las esposas de los presidentes imponian criterios y caprichos hasta cursis y de mal gusto.

Enrique Peña Nieto llegó al extremo, le construyó a su esposa “alquilada”, una casa familiar con un valor de siete millones de dolares equivalentes a 86 millones de pesos, en un país en donde millones de ciudadanos viven en casa de menos de sesenta metros cuadrados y nunca terminan de pagarla.

Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, presumido por Peña Nieto como parta del nuevo PRI, lo cual fue cierto, en el PRI se convertían en ladrones a la nación, este ex gobernante veracruzano se calcula robó a la nación sesenta mil millones de pesos.

El pasado gobierno se comprometió a pagar 21 millones de pesos anuales a varias empresas por la construcción de siete ductos de gas que están inactivos, pero la deuda se tiene que cubrir.

En la construcción del aeropuerto de Texcoco, había contratos con empresas vinculadas a la corrupción y lavado de dinero, la práctica era la de siempre, inflar precios y obtener grandes ganancias en los contratos y otras cosas más.

Pemex, la empresa que fue el orgullo nación que nos daba identidad con el “charrito Pemex”, esta empresa entregada a interese extranjeros, haciendo negocios con contratos y robo de combustible a gran escala y muchos casos comprobados de robo a la nación por la aristocracia política que perdió el poder.

Son datos reales, objetivos, que diariamente se descubren y constituyen la plataforma oprobiosa desde la cual se pretende construir un país mejor, pasar de lo objetivo para construir  lo posible. O no.

Puedes comentar con Facebook