Comisión de Cambios, Coberturas Cambiarias y Permutas de Valores

Gran cantidad de noticias y eventos económicos y financieros se presentaron en esta semana tanto de carácter nacional como internacional. Sin duda alguna el principal de ellos fue la declaración de pandemia al COVID-19 por parte de la Organización Mundial de la Salud. Una segunda noticia fue la caída en los precios del petróleo tras no llegar a un acuerdo entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia en la producción petrolera, la cual en estos momentos está por encima de la demanda. La tercer noticia relevante fue la caída de las bolsas de valores en todo el mundo tras el anuncio del gobierno de Estados Unidos de América de no permitir vuelos hacia y desde Europa a dicho país.  Como resultado de lo anterior, en una semana se depreció el peso en un 12 por ciento al pasar de 19.5335 a 21.9288 pesos por dólar, el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) disminuyó 8.67 por ciento; en cuanto al crecimiento económico algunas proyecciones estiman que México tendrá el mismo crecimiento que 2019, es decir, -0.1 por ciento. 

Ahora bien, como cada semana en este espacio, se dan a conocer definiciones y conceptos que pueden resultar no conocidos o imprecisos como el anuncio que dio la Comisión de Cambios en el  incremento en el tamaño del programa de coberturas cambiarias liquidables por diferencia en moneda nacional de 20 mil millones de dólares a 30 mil millones de dólares, con el objetivo de mantener un funcionamiento ordenado en el mercado cambiario y la operación de permuta de valores gubernamentales que se llevó a cabo el viernes pasado hasta por 40 mil millones de pesos, en la cual intercambiará valores gubernamentales de plazos mayores a 2 años (Bonos M) por Cetes de un año y títulos de tasa revisable (Bondes D).

El artículo 21 de la Ley del Banco de México establece la integración de la Comisión de Cambios para determinar directrices en materia cambiaria. Está conformada por tres funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y tres de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) y es presidida por el Secretario de Hacienda, quien tiene el voto de calidad en caso de empate. Es decir, la determinación del régimen cambiario es facultad de la secretaría. Hay también otras tres facultades para la CC que se mencionan en el artículo 22: autorizar créditos del exterior para propósitos de regulación cambiaria, fijar criterios para la operación de los intermediarios en el mercado de divisas y señalar directrices para el manejo de la reserva internacional.

Las coberturas cambiarias, de forma general, son un tipo de instrumento derivado que se puede utilizar con diferentes fines, aunque el más común, es protegerse contra la volatilidad de una moneda. El instrumento consiste en un contrato que firma por una parte el Banco de México y por otra alguna institución financiera. Dicho contrato tiene tres componentes principales: el plazo, el monto y un valor determinado para el tipo de cambio del peso frente al dólar. De esta forma, las instituciones financieras que busquen asegurar un tipo de cambio para un plazo menor a 12 meses podrán contratar una de estas coberturas. El procedimiento es el siguiente: i) Banxico hace una convocatoria y en ella da a conocer las características de los instrumentos a subastar; ii) El día de la subasta, los grupos financieros presentan sus posturas sobre el tipo de cambio que quieren cubrir. Por la dinámica de este tipo de instrumentos, el precio a cubrir siempre es mayor al spot. Por ejemplo, si hoy fuera la subasta y el tipo de cambio se ubica en 20.20 pesos por dólar, puede ser que un grupo financiero ofrezca 20.50 pesos por cada dólar (dependerá del plazo, principalmente); iii) Banxico asignará cobertura a la mayor postura por un monto determinado, pactado en dólares. Por ejemplo, el banco central podría asignar un tramo de 200 millones a la postura más alta, 300 y 500 millones a las siguientes dos más altas; iv) Terminado el plazo de la cobertura, la cual será en todos los casos menor a 12 meses, Banxico y la institución financiera tomarán en cuenta la diferencia entre el tipo de cambio FIX de ese día y el precio al cual fue pactada la cobertura. Por ejemplo, si la cobertura se pactó en 20.50 y el tipo de cambio en ese día es 21, el Banco de México dará 50 centavos de peso al grupo financiero por cada dólar pactado. Si el monto de la cobertura fue por 200 millones de dólares, entonces la institución bancaria recibirá 100 millones de pesos y comprará en el mercado los dólares a 21. Por el contrario, si el tipo de cambio al vencimiento es de 20 pesos, entonces la institución pagará a Banxico esa diferencia y comprará sus dólares en el mercado. De acuerdo con especialistas, la clave de este mecanismo es que la entrega de las diferencias se hace en pesos y con ello evita el uso de las Reservas Internacionales.

Por su parte, una permuta de valores gubernamentales es una operación financiera a través de la cual el gobierno intercambia determinados valores gubernamentales por otros con características diferentes. En estas operaciones, el Banco de México también funge como agente financiero del Gobierno Federal. Las permutas fueron adoptadas como mecanismos para mejorar la administración de la deuda interna (mejorar el perfil de vencimientos de los valores gubernamentales y promover una mayor liquidez en el mercado secundario), y se celebraron por primera vez en octubre de 2005. 

campillo21@gmail.com 

@ccampillo21 en twitter

Puedes comentar con Facebook