El papel de la tributación en el desarrollo económico

No dudamos que el “potencial tributario” de un país pobre (la proporción de su Producto Nacional Bruto, que puede tomarse por el sector público sin crear presiones políticas y sociales intolerable) es generalmente menor y en muchos casos sustancialmente más pequeño que el de un país rico. Pero más importante es el bajo “coeficiente de utilización” de ese potencial debido a malas leyes tributarias, administración deficiente o ambas, el cual a su vez sólo se explica en parte por falta de conocimiento, comprensión o competencia de las administraciones, y es también el resultado de la resistencia de poderosos grupos de presión que obstruyen el camino a una reforma tributaria efectiva. El desarrollo económico en todos estos casos es fundamentalmente un problema político: el asesoramiento del experto puede señalar el camino, pero superar la resistencia a políticas más efectivas para la movilización de los recursos dependerá de la voluntad general de la colectividad manifestada mediante las instituciones políticas.

En la práctica, sin embargo, el “consumo mínimo esencial” de una comunidad no puede definirse o medirse; no es simplemente un problema de necesidades biológicas de subsistencia, sino de hábitos y costumbres y del nivel real de vida al cual se ha acostumbrado la gran mayoría de la población de una comunidad particular. Siendo que los gobiernos descansan finalmente en el consentimiento de los gobernados, es imposible que, como un simple problema de política económica, se reduzcan los niveles reales de vida de la masa de la población por medio de la tributación más allá de ciertos límites razonables.

Si excluimos el caso en que la tributación sirva como instrumento para aumentar el ingreso real per cápita, el potencial tributario de un país dependerá en gran medida del grado de desigualdad existente en la distribución del ingreso nacional, la cual a su vez está estrechamente vinculada con la importancia relativa de las rentas derivadas de la propiedad frente a las rentas derivadas del trabajo, y con el grado de concentración de la propiedad. Al considerar dos países con el mismo ingreso real per cápita, el nivel de vida general de la gran mayoría de la población será claramente menor y el consumo no esencial, mayor, en el país donde una mayor fracción de los ingresos totales se perciben por una minoría de ricos (No se pretende sugerir que la desigualdad de ingresos o la de niveles de consumo podrían eliminarse por medio de la tributación. No es posible en la práctica evitar que el propietario de un negocio próspero goce de los frutos de su éxito durante su vida, de la misma manera que no es posible evitar en un Estado socialista que el talento escaso tenga retribuciones más altas. Es claro, sin embargo, que no todas las formas de situación económica privilegiada llenan una función social positiva y las experiencias de Europa Occidental y Norteamérica demuestran que el consumo de la clase empresarial puede reducirse dentro de amplios límites por medio de la tributación progresiva, sin interferir con los incentivos ni con los medios de acumulación y crecimiento continuos).

La conclusión general es que la utilización eficiente del potencial tributario de un país subdesarrollado plantea problemas que difieren según las circunstancias de cada país, a pesar de que algunos aspectos pueden ser comunes a todos ellos. La expresión “países subdesarrollados” abarca una gran variedad de situaciones diferentes y sería más adecuado agrupar a los así descritos en tres o cuatro categorías distintas, pero intentar cualquier clasificación de este tipo haría surgir tantos problemas nuevos como los que se resolverían. Desde el punto de vista de la tributación y de la capacidad tributaria, la amplitud y la importancia de una clase de terratenientes nacionales; la clase de empresas en los sectores secundarios y terciarios; el papel de importancia de las empresas extranjeras, y, finalmente, la competencia y la integridad de la administración tributaria son los problemas principales.

Extracto tomado del volumen 88 Número 352 (2021): octubre-diciembre del Trimestre Económico titulado “El Papel de la tributación en el desarrollo económico”, escrito por Nicholas Kaldor (1908-1986), economista británico de origen húngaro judío.

 

https://www.eltrimestreeconomico.com.mx/index.php/te

campillo21@gmail.com

@ccampillo21 en twitter

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios