“El progreso sin justicia es retroceso”: López Obrador

En México tuvo lugar la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). La derecha, considera irrelevante la reunión, porque no estuvieron presentes algunos presidentes de país como el de Argentina y Chile. Lo que no mencionan, es que asistieron treinta y tres países, dieciséis de ellos con representación presidencial o con primeros ministros.

los pequeños países tienen la urgencia de que se toquen problemas lacerantes como: Las migraciones, la violencia, la falta de vacunas contra el Covid-19, la falta de fuentes de empleo, y la crisis económica que genera hambre y violencia.

Tenía que surgir el tema de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo papel, fue duramente cuestionado por el presidente de Bolivia, Luis Arce, quien dijo que este organismo ha perdido legitimidad, que actúa en contra de la carta democrática, no soluciona controversias, sino que las genera, es un organismo obsoleto e ineficaz, aseguró. Solo el presidente de Uruguay, Luis Lacalle, hizo defensa de la OEA.

Mario Abdo, presidente de Paraguay, confrontó al presidente Nicolás Maduro de Venezuela, dijo que “su presencia no representa un reconocimiento a su gobierno”. Al presidente de México López Obrador le dijo que: “estar presente en el foro de la CELAC, no significa ser complaciente”. Nicolás Maduro retó a Mario Abdo a que fijara hora y lugar para debatir sobre democracia. Maduro invitó a que fueran como observadores a las elecciones del 21 de noviembre. Maduro recomendó que se evalúe el papel que juega la OEA y su presidente Luis Almagro.

Pedro Castillo, presidente peruano, con su ya clásico enorme sombrero, saludó, a nombre,  “de los hermanos quechuas, aymaras, awajun, conibos, shipibos”. Comunidades indígenas que conforman el mosaico étnico del Perú. El hecho anecdótico quizá sea el de Argentina, a su enviado a la reunión le comunicaron que lo habían despedido, cuando venía a México.

El presidente López Obrador tuvo una participación con contenido social. Entre otras cosas dijo: La CELAC, puede convertirse en el principal instrumento para consolidar las relaciones de los países de américa latina y el caribe. Alcanzar una integración económica con Estados Unidos y Canadá, en un marco de respeto a nuestras soberanías.

López obrador se pronunció por la no intervención, la autodeterminación, la cooperación para el desarrollo y la ayuda mutua para combatir la desigualdad y la discriminación. Que ningún país se arrogue la facultad de someter a otro país, por ningún motivo, causa o pretexto. Mediante la utilización de dinero, propaganda, sanciones económicas, diplomáticas; uso de la fuerza.

López Obrador se pronunció porque las discrepancias sobre democracia y derechos humanos, se diriman en instancias verdaderamente autónomas como las especializadas en la ONU.

El presidente de México se pronunció por la firma de un tratado con Estados Unidos y Canadá, para reactivar la economía continental, producir lo que se consume. Recalcó la fortaleza que se tiene en fuerza de trabajo joven, el desarrollo tecnológico y la riqueza natural y cultural.

La integración económica continental, debe contar con el componente de bienestar social. “El progreso sin justicia es retroceso” afirmó, y agregó “se trata de ir hacia la modernidad, pero forjada desde abajo y para todos”

Es tiempo de terminar con la política de bloqueos y malos tratos, cambiar por la opción de respetarnos, caminar juntos por el bien de américa. Pidió el apoyo con vacunas contra el Covid-19 para los países pobres que no la pueden adquirir. Un gran pronunciamiento. O no.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios