El riego de regresar al autoritarismo feros

Edgardo Buscaglia es uno de los analistas de seguridad más importantes, su capacidad de análisis y de mucha altura, por eso me extrañó un real o supuesta reflexión de Actuar de manera precipitada es crear confrontaciones a diferentes niveles, no es como dice Anabel Hernández llegar y desmantela todo tipo de cuerpos de seguridad que me llegó en Redes Sociales, claro, con toda la posibilidad de que no sea cierta, o un fakenews, como  llaman a las informaciones falsas.

Buscaglia dice algo así: López Obrador pasará muy mal a la historia si no encarcela los ex presidentes por su abierta participación en la corrupción. Desde nuestro punto de vista, el castigo a quienes formaron parte de la alta corrupción en México, es tema complejo, quizá más que en cualquier parte del mundo porque era una corrupción de estado.

Las informaciones son confusas, si se investiga o no a peña nieto,  a Felipe Calderón,  a la esposa de Vicente Fox, a sus hijos, a Carlos Romero Deschamps.

Dos personajes se convierten en emblemáticos en dos vertientes de la construcción de una nueva moralidad nacional. Por un parte, Genaro García Luna, el personaje siniestro que articulaba la relación de estado con el crimen organizado. Era el que construía la simbiosis gobierno-delincuencia, de lo cual sus jefes, Vicente Fox y Felipe Calderón no sabían nada.

Emilio Lozoya Austín se convierte en el pers0naje fundamental del otro polo, la articulación del estado con la alta corrupción: contratos, licitaciones, huachicoleo, corrupción sindical, asociación ilícita con empresas trasnacionales a las que favoreció, compra de chatarra a precios exorbitantes y muchas cosas más, de los que tampoco el ex Secretario de Gobernación Osorio Chong, ni el ex presidente Peña Nieto, ni Luis Videgaray supieron nunca nada.

  Así, entre omisos e ignorantes, se construyó la historia negra de México ¿Pero que hay más allá de los nombres  emblemáticos? Unos encarcelados, otros huyendo y otros encontrados culpables por el imaginario popular. 

Los niveles de dificultad para encarcelarlos va desde la construcción de una investigación que no les permita escapar de la justicia y dejar en ridículo al sistema de aplicación de justicia, hasta, entrar al mas profundo del entramado delictivo, lo cual ya es decir mucho.

El poder construido a lo largo de los años permitió complejas relaciones nacionales e internacionales. Sin poder aseverarlo, porque los niveles de información están tan lejanos como los personajes mismos, no descartamos que en el Ejército y Marina, en la administración Pública, en lo profundo de la delincuencia, en el sector empresarial y otros niveles de la vida social, se encuentra vivo el poder de la aristocracia delictiva.

Actuar de manera precipitada es crear confrontaciones a diferentes niveles, no es como dice Anabel Hernández – gran periodista e investigadora-   llegar y desmantela todo tipo de cuerpos de seguridad y policíacos. Estas posiciones nos parecen  más viscerales que racionales. O no.

Puedes comentar con Facebook