Especulaciones y la corrupción

Juan Pablo Arreola Torres

Mientras la vida cotidiana continua, la vacunación avanza, se ve amenazada por la posibilidad de se anuncie una tercera dosis, parece que la falta de vacunación en los  países más pobres o que se hayan en conflictos internos, además, del egoísmo de los países que han accedido a grandes lotes de vacunas, es lo que ha impedido que la vacunación pueda acceder a toda la humanidad, consecuentemente, esto ha propiciado la incubación de nuevas variantes del virus, a lo que debemos estar pendientes.

En el ámbito político de la entidad, la rumorología es la causa de que proliferen las especulaciones y se vayan creando escenarios ficticios o imaginarios, los observadores dan rienda suelta a sus comentarios, unos creando castillos en el aire, otros, promocionando a este o aquél precandidato, el caso es que no hay que dejarse llevar por este comercio de proyectos, los nombres de los precandidatos aparecerán hasta el fin de noviembre, y después de las precampañas, cada una de las alianzas partidistas darán a conocer a sus candidatos para contender a la sucesión de José Aispuro Torres, y después de ello, se irán conociendo los nombres para ser candidatos a las presidencias municipales, así, aunque el tiempo corre rápidamente, aun no se puede hablar de la tendencia de un candidato.

En Morena se habla de que la designación será por el método de encuesta y ya sabemos cómo se procede a capricho con ellas, este método es cuestionado, sobre todo por el Senador Monreal, que ya probó la hiel de las encuestas internas, él, estuvo presente en el informe de su compañero de bancada el Dr. Enríquez, motivo de muchas especulaciones, el Líder de Morena Mario Delgado, se refirió indirectamente a Marina Vitela, quien no asistió a este evento. Como éste, habrá otros y sabemos cómo a muchos les gusta entrar en este circo de tirar la chirinola.

En el PAN, parece que su lideresa prefiere observar el desfile de las calaveras, se emociona y se entristece a la vez, parece que en las negociaciones estará como testigo mudo o de sombra, la señora se encuentra en una disyuntiva, no sabe cuál camino tomar, y como sabemos, quien no sabe a dónde va, en cualquier camino lo pierde.

En Palacio Nacional, como se sabe, las mañaneras. ¡Beeeeee, beeeeee!, imita groseramente el Presidente el chillido de un borrego buscando desesperadamente sacar su molestia. Este chillido, es, por la postura de la oposición que, a su juicio, está llegando muy lejos en el cuestionamiento a la pregunta de la consulta pública de revocación de mandato.  Parece que logra para sí, lo que cuestiona a la oposición. Su desvarío e impotencia. Parece, un quiebre en la línea trazada en las conferencias mañaneras. Que, como sabemos, fueron creadas en clave de contrainformación a la que distribuyen diariamente los grandes medios de comunicación; como respuesta a las medias verdades o mentiras completas, que circulan libremente en las redes sociales y, claro, como insumo de la edificación de la narrativa de la 4T.

Esto que se señala, sucede, en el combate a la corrupción. El Presidente, dijo al iniciar su gobierno: No somos como ellos. Se refería a este grave problema, y que se limpiarían las escaleras de arriba hacia abajo para erradicarla, lo que resultó falso. Fue la bandera de la Cuarta Transformación, hizo de la corrupción su combate, el eje de su línea discursiva. 

Ahora, 2021, a mitad del sexenio y una pandemia después, el estudio de World Justice Project, revela sus datos más recientes, con la adición de nuevos países, la muestra comprende 139 naciones, México cayó: quedó en el lugar 135 en el apartado “ausencia de corrupción”, apenas por encima de Uganda, Camerún, Camboya y República del Congo. El estudio se completa con otros factores: gobierno abierto, derechos fundamentales, orden y seguridad, cumplimento regulatorio, justicia civil y penal, así como límites al poder gubernamental. En todos, nuestro país reportó retrocesos comparados con los indicadores del último año del sexenio pasado. Llama la atención lo que se refiere a los límites del poder gubernamental, según el estudio: “México sufrió caídas en dimensiones relacionadas con el espacio cívico (participación cívica, la efectividad de la sociedad civil y la prensa como contrapesos al Ejecutivo, libertad de opinión y expresión, y libertad de reunión y asociación)”. México no se despidió de los sobornos, del influyentismo. Siguen aquí, sólo que con otra bandera partidista. Nada mejoró, tal vez porque nunca hubo intención de siquiera tomar la escoba.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmil.com

Blog: Juan Pablo Arreola Torres

Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Puedes comentar con Facebook
Anuncios