Esperando posibles cambios de escenarios

Alfonso Ramírez Cuellar es el dirigente nacional de Morena, superó a Yeidkol Polensky en su intento de reelegirse, para ello, tuvo que decidir el Tribunal Federal Electoral, según nos cuentan quienes estuvieron en la asamblea nacional, era clara la tendencia en contra de la señora Yeidkol.

Morena sigue siendo un partido amorfo, sin ideología definida, en este sentido, el PAN pudiera tener un fundamento más solido, aunque los panistas de abolengo se han encargado de deslavarlo. Morena sigue la esperanza de construir un mejor país, con oportunidades para todos. 

Convertir un movimiento social en un partido es una difícil tarea, Yeidkol, nunca tuvo claridad en imprimir orden, disciplina, coherencias ni contenido ideológico a Morena, de ahí que se metiera en un espacio confuso, con militancia democrática y otra mal intencionada, gente honesta y otra evidentemente oportunista. Los morenistas no han militado la IV transformación, diputados o regidores parecen estar más en contra,  militantes y simpatizantes carecen de liderazgos que los organicen.

Para Ramírez Cuellar la tarea es titánica, es construir el partido, actualmente solo existe el liderazgo. De hecho, el movimiento social se sostiene solo con el liderazgo de AMLO. Morena sin estructura es incapaz de debatir o hacer frente a la derecha, y lo peor, con los enemigos en casa.

 Le puede pasar a la derecha golpista, que Morena se convierta en partido real, con estructura,  organización y disciplina, entonces, la división del trabajo político la va a avasallar. 

La derecha tiene un esquema que le ha funcionado en Chile, Argentina, Brasil, Bolivia. En esos países se ha enfrentado a grupos democráticos más organizados y aún así ha derrocado gobiernos electos democráticamente, a eso le apuesta la derecha.

Otro tema son las acciones que se llevarán a cabo con motivo del Día Internacional de la Mujer, el paro, la movilización los eventos culturales. Hay varias expresiones que se han manifestado: La derecha golpista que usa como elemento  la violencia contra las mujeres, sospechosamente financiadas, acusadas de recibir recursos de organizaciones de derecha de Estados Unidos.

Otra expresión, es la movilización del día ocho, en ella participan diferentes organizaciones feministas, hoy coinciden en denunciar y demandar mejores acciones contra la violencia de género.

Otra expresión surge de la derecha clerical: El Cárdena Juan Sandoval Iñiguez exhortó para no participar en la marcha porque ahí estarán las del “Pañuelo Verde”, grupo que defiende el derecho a interrumpir el embarazo. Se unen a este exhorto grupos feministas clericales, convocar  a un alto a la violencia hincándose una hora en los templos.

Están las que consideran que ninguna de estas acciones se debe de apoyar, la violencia – sostienen – es un problema global que tiende a crecer. Estos grupos consideran que ninguna de las acciones plantean nada de fondo. Así las cosas, esperemos para saber qué escenarios se modificarán. O no.

Puedes comentar con Facebook