Mariano Cervantes

Esteban y Toño… todo comunica

Por Mariano Cervantes

Educación y salud son las áreas con mayor presupuesto en la administración pública estatal y es dónde se han señalado irregularidades que han afectado al patrimonio estatal, se han cometido delitos, se han integrado carpetas de investigación y ya hay algunos detenidos, además de los casos de los directamente involucrados con las finanzas.

La persecución y encarcelamiento de corruptos no fue base de campaña de Esteban Villegas, ni fue parte de sus compromisos fundamentales ni de su discurso como candidato. Sí lo fue el de respetar la ley y hacer que funcionen las instituciones.

Otros políticos han basado buena parte de su proselitismo en la promesa de la persecución, de buscar culpables, de llevar a la cárcel a los corruptos y… en la mayoría de los casos, una vez que esos políticos han llegado al poder, se olvidan de tales ofrecimientos, ya sea porque nunca fueron su verdadera intención o porque se dan cuenta que no cuentan con los elementos probatorios necesarios para llevar ante los jueces a quienes acusaron en el discurso.

Por eso es aun más interesante el caso de la administración de Villegas; no lo prometió pero lo está haciendo.  Desde luego que hay quienes quieren más, ninguna acción les parece suficiente, pero eso de dar gusto a todos es imposible.

En el caso de las investigaciones por los delitos en Finanzas, los responsables solos abrieron la oportunidad cuando mandaron a alguien de su equipo a sustraer dinero; hay quien insiste en que era una subordinada cumpliendo órdenes pero, puesto que ya no eran sus jefes se le considera una cómplice.

Al haber sido descubiertos in fraganti, dieron pie a una investigación, hubo pruebas fehacientes, la acción penal era obligada e inevitable. Eso facilitó otras investigaciones.

En el reciente caso de la Secretaría de Salud, la investigación se ha dad como debe ser en estos casos, verificar contratos, documentos, auditorías, y desde luego indicios a partir de denuncias.

Grave que funcionarios simulen la compra de insumos, los paguen y los bienes nunca ingresen a los almacenes. Y al parecer esto que ya se acreditó en el sector Salud no es caso único, hay más investigaciones en otras áreas.

DE modo que sin ser un compromiso de campaña se esta combatiendo la corrupción y eso habla bien de los actuales responsables del gobierno, pero también genera un precedente que los medirá a ellos mismos.

Cuando terminen su mandato, al entregar cuentas a quienes vengan a relevarlos más adelante, están obligados a presentar una administración totalmente transparente que deberá soportar cualquier verificación o auditoría y los servidores públicos están ya desde ahora perfectamente conscientes de que no pueden echar su gato a retozar, estarán siendo vigilados durante y serán revisados después de cumplir con sus encargos.

Lo más importante, se espera que al no haber fuga de recursos, cada peso se invierta en beneficio de la población, y hoy como nunca, cada peso es importante.

En campaña

El alcalde Toño Ochoa impulsa una interesante estrategia de comunicación, está presente en los medios, ocupa los espacios públicos formales, aprovecha las redes sociales y usa un lenguaje disruptivo, alejado de las formalidades de la política tradicional, en la idea no solo de identificarse mejor con la gente sino de que el mensaje permee y se quede en la memoria colectiva.

Hoy en el marco de sus primeros cien días, está reuniéndose con sectores y grupos para presumir el cumplimiento de las metas trazadas para este periodo, una especie de informe de cien días, pero sobre todo, un esfuerzo de posicionamiento para ir construyendo una plataforma que lo mantenga y en su oportunidad le permita catapultarse a lo que sigue porque algo está muy claro, el proyecto político de Toño sigue en marcha y la alcaldía es solo un escalón, que si se ejecuta bien, puede ser un trampolín.

@MCervantesM

Puedes comentar con Facebook
Total
15
Shares
Related Posts