Feministas al grito de guerra

Por Juan Carlos Chávez

Lamentable en verdad fue la estela de daños que dejaron un grupo de feministas al edificio del Palacio Legislativo, esto después de que los integrantes del Congreso del Estado votaran en contra la propuesta ciudadana para despenalizar la interrupción del embarazo, de ninguna manera se puede justificar -como cínicamente lo hicieron varias integrantes de este colectivo- las pintas y los destrozos a vidrios, puertas, ventanas y parte del mobiliario, eso sin mencionar las agresiones verbales en contra de los diputados que la madrugada de este miércoles procesaron dicha iniciativa en la Comisión de Justicia y posteriormente en el pleno de este Congreso, en donde finalmente se rechazó con 15 votos en contra, seis a favor y una abstención.

Por más explicaciones y argumentos -todos válidos- de los diputados de los diferentes grupos parlamentarios, en cuanto a defender la vida de quien no puede hacerlo, las feministas no entendieron razones, aunque ya sabían que esta iniciativa se iba a rechazar, pues llegaron preparadas con la pintura en aerosol y con algunos objetos contundentes para dejar sus “opiniones” en las paredes del Palacio Legislativo, triste espectáculo que de manera inexplicable algunos siguen defendiendo, pues aseguran que todo lo que les sucede a las mujeres no se compara con los destrozos que hacen, algo que es cierto, pero deben de entender que no son las formas, y menos ante una sociedad convulsionada por la violencia, encima de un barril de pólvora a punto de explotar ante la menor provocación, sea cual sea el motivo, inclusive por un simple “quítame estas pajas”.

Desafortunadamente esta iniciativa -a pesar de lo que se diga- pretendía la interrupción del embarazo sin más limitaciones que la voluntad de las mujeres, en concreto, abortar por abortar, sin restricción de tiempo, algo realmente inaceptable, y que según algunos defensores de la iniciativa esto “se les paso” en medio de la confusión, si en verdad los grupos de feministas y los diputados, que a final de cuentas votaron a favor, en realidad se preocuparan por la salud y el bienestar de las embarazadas y de las mujeres en general, se hubieran preocupado por estas omisiones, o al menos de leerla, de investigar y de preparar argumentos para debatir, sin embargo, prefieren irse a lo fácil, a la destrucción, al ataque, pues al parecer ya es lo único que saben hacer, lo único de lo que se enteraron es que necesitaban que la rechazaran para pelear en los tribunales.

Algo más…

Y como si fueran nuevos, o que nunca se hubieran desempeñado en algún puesto de los tres niveles de gobierno, hay algunos “recién llegados” que ya propusieron una consulta para que los ciudadanos den a conocer sus problemas y las necesidades principales en sus barrios, colonias, fraccionamientos y poblados, ¿qué no les habrá bastado la campaña electoral? En verdad que aunque aseguren que no es una consulta más, es precisamente lo que es, una consulta inútil en donde se dirá lo que se viene diciendo siempre, por lo que se les hace un respetuoso exhorto para que se pongan a trabajar y dejen los reflectores aun lado.

 

 

Puedes comentar con Facebook
Total
1
Shares
Related Posts